La CCM a la opinión pública nacional: Aún estamos a tiempo de corregir

Comité de Redacción - 2 Dic '16

Actualidad Empresarial

Ante el aumento desmedido de la inflación, la pérdida del poder adquisitivo de la moneda, y la volatilidad cambiaria experimentada en las últimas semanas, la Cámara de Comercio de Maracaibo quiere fijar posición sobre las consecuencias que esta situación tendrá en la vida económica y social, tanto entre los trabajadores del país como en el ciudadano común. La gran mayoría del sector empresarial no recibe asignación de dólares a tasa DICOM, esta situación paraliza las operaciones comerciales e industriales de una gran cantidad de empresas ante la incertidumbre de cómo reponer inventarios, por lo que muchas están en peligro de cerrar sus puertas y con ello, se ponen en riesgo innumerables puestos de trabajo.

Esta situación tiene su origen en el modelo económico implementado por el Gobierno Nacional, caracterizado por excesivos controles, tales como el control de cambios, los controles de precios, las expropiaciones y confiscaciones, inseguridad jurídica, emisión de dinero inorgánico, desinversión y falta de mantenimiento en infraestructura, entre otros. Asimismo, el deterioro de la producción petrolera de PDVSA, la crisis del sector eléctrico y de todos los servicios públicos, así como la ineficiencia de las empresas expropiadas y confiscadas en manos del Estado, contribuyen en agudizar la crisis que aqueja al país. Esto constituye una “tormenta perfecta” que destruye el poder adquisitivo del ciudadano común, incluso con consecuencias sobre su salud física y mental.

Para resolver este escenario, el Gobierno Nacional debe empezar por aceptar la realidad que se impone e implementar sin demoras las medidas necesarias para revertir la actual situación ocasionada por su política de excesivos controles e intervencionismo extremo. No existe guerra económica, sino políticas públicas erradas. Urge la apertura de un mercado de divisas transparente y que fluctúe libremente, con la participación activa del Banco Central de Venezuela, en función de buscar una unificación cambiaria. Se debe promover el fin de los controles de precios, e implementar en coordinación con el sector empresarial, políticas que tiendan a favorecer la producción nacional.

Todas las medidas anteriormente mencionadas tienen como finalidad generar estabilidad económica y confianza en el sector privado nacional, para de esta manera poder invertir y aumentar la producción nacional de bienes y servicios básicos. Sin confianza, no se puede producir, por lo que es indispensable un gran acuerdo nacional que incluya a todos los sectores que hacen vida en el país, es decir, Gobierno Nacional, empresarios y trabajadores. De lo contrario, los problemas que padecemos los venezolanos se irán incrementando, haciendo la situación insostenible en materia económica y social. De no aplicarse los correctivos necesarios, nos enfrentamos a un panorama de inflación desbordada, la cual podrá llegar a hiperinflación durante el año 2017. Cámara de Comercio de Maracaibo 1 de diciembre de 2016