Empresa e inflación

Fernando Romero - 14 Mar '17

Gerencia

Economía y Finanzas

La dinámica inflacionaria en Venezuela ha distorsionado los precios relativos de la economía, por ello hoy se consiguen muchos productos que son más costosos que sus equivalentes en mercados internacionales. En la misma medida en que se observan estas realidades, todavía hay muchos sectores que trabajan con precios regulados y otros que han ido ajustando sus precios a distintas tasas de cambio, provocando multiplicidad de efectos en la aceleración de precios, por tanto consecuencias muy diferenciadas en los gastos de las empresas en base a sus estructuras de costos.

El resultado de lo anterior es que existen múltiples niveles inflacionarios en la economía, con una dispersión muy grande entre las dinámicas de gastos operativos de las empresas, por tanto, pueden convivir actualmente sectores cuyos incrementos de gastos han sido de 200% y algunos en que los aumentos de dicha partida van 10 veces más rápido que el número anterior. La inflación está afectando la velocidad de los gastos de las empresas de forma muy diferenciada y es por ello que usted debe medir su inflación interna para conocer la manera en que sus distintas partidas de gasto moldean dicha estructura.

Cuándo se registra contablemente el gasto de su empresa, dicha partida se ve afectada por dos variables: precio y cantidades. Imagine una economía sin inflación, en la cual su empresa está ejecutando gran cantidad de proyectos. Es de esperar que el volumen de gastos aumente, como consecuencia de una mayor ejecución de proyectos, pero no debido a un aumento de precios. Por ello, cuando se mide la inflación interna de la compañía, se debe aislar el efecto cantidad de la ecuación, porque a usted le interesa solo cuantificar la velocidad en que están subiendo los “precios” que moldean sus gastos operativos.

Ahora bien, varios puntos que debe considerar para medir su inflación interna y entender de qué le va a servir. En primer lugar, debe identificar las partidas de gasto que más afectan su estructura, es decir, las que más pesan dentro del total del gasto. Esto le permitirá tener en cuenta las partidas que mueven en mayor medida sus gastos operativos, porque no es lo mismo un 100% de inflación en una partida que pesa el 1% dentro de su estructura, que el mismo efecto en una partida que pesa un 40%.

Por otro lado, al conocer los pesos o ponderadores de sus partidas de gasto y la velocidad con la cual se está moviendo cada una (seguramente encontrará que la variación de precios entre partidas es muy amplia), podrá redirigir sus esfuerzos hacia:

*Mejorar sus relaciones con proveedores críticos, principalmente con aquellos que afectan sus partidas que tienen más peso en su estructura de gastos y que se estén moviendo a un ritmo de precio acelerado.

*Poder pronosticar de forma mucho más acertada su inflación mes a mes  y  para 2017. Recuerde que la inflación que publica el BCV, el CENDAS y distintas firmas de consultoría económica nacional e internacional, reflejan realidades promedio del país, las cuales no necesariamente dibujan el contexto de su compañía. Por tanto, si usted conoce su inflación interna, no solo podrá ser más efectivo controlando su ritmo de aceleración, sino que además puede ser más preciso en su predicción y en sus impactos en el margen de su compañía, por tanto pudiendo ser más eficiente y más rentable si gestiona el indicador de forma adecuada.

DR. Fernando J. Romero  U.

Fernandoj57@hotmail.com