Las cualidades efectivas de un “Teamleader”

Chichí Páez - 16 Mar '17

Gerencia

"El propósito de un líder es asegurarse de que hay liderazgo... para certificar que las dimensiones del liderazgo estén siendo atendidas". G. Scouller

Un “Teamleader” (TL) es alguien que proporciona orientación, instrucción, dirección y liderazgo a un conjunto de otras personas (el equipo) con el propósito de lograr un resultado clave o un grupo de resultados alineados.

El TL monitorea el resultado cuantitativo y cualitativo que se va a lograr. A menudo, este tipo de líder trabaja dentro del equipo, como miembro, desempeñando los mismos papeles, pero con las responsabilidades adicionales del “líder”, en comparación con la gerencia de más alto nivel que tiene a menudo un papel separado del trabajo completo.

Para que un equipo funcione con éxito, el TL también debe motivar al equipo a “usar el conocimiento y las habilidades del conjunto humano para compartidamente lograr los objetivos ideados”. Cuando un líder de equipo motiva, los miembros pueden funcionar de una manera orientada hacia la meta.

Un TL es también alguien que tiene la capacidad de impulsar el rendimiento dentro de un equipo de personas. Utilizan su experiencia, sus compañeros, influencia y/o creatividad para formular un equipo eficaz (de los denominados “autodirigido y de alto desempeño”).

G. Scouller (2011) definió que las cuatro dimensiones del liderazgo son las siguientes: 1.- Misión y visión claramente definidas; 2.- Acción, progreso y resultados; 3.- Unidad colectiva o espíritu de equipo; y 4.- Atención a las personas que constituyen el equipo. Los líderes también contribuyen a través del ejemplo.

Alineados con habilidades de escucha, esta clase de líder es responsable de desarrollar técnicas de intervención para mejorar la producción general del equipo. G. Shuffler (2011) afirma que los equipos específicos tienen intervenciones claramente distintas al resto de la organización.. Además, la creación de ellos es más eficaz para resolver averías específicas del equipo, mientras que la formación en equipo es más eficaz para proporcionar los conocimientos (técnicos, conceptuales y humanísticos) y las habilidades necesarias para el trabajo en equipo.

Si bien la diferencia entre líder y gerente puede ser confusa, el discrepancia entre los dos es que un gerente se centra más en la organización y de mantener el equipo en la tarea; mientras que un TL se relaciona mejor con un artista y tiende a tener un enfoque más creativo acerca de los problemas y su enfrentamiento. Los TLs también pueden describirse como emprendedores y avanzados. Realistas, manejarán a un equipo que consiste en menos gente de lo que un gerente sería responsable.

Se espera que los gerentes se enfoquen en la solución organizacional de problemas. Bajo un reloj del jefe inmediato, un equipo debe funcionar tan suave y eficientemente como sea posible. Este modo de liderazgo enfatiza un enfoque práctico del ambiente de trabajo que infunde disciplina en todo el equipo. Los gerentes pueden ser entrenados para llevar a un equipo a grandes alturas dentro de un cierto conjunto de límites. La creatividad y el pensamiento crítico requeridos no son tan exigentes como lo requiere un verdadero líder o emprendedor. Si bien los gerentes deben ser tolerantes y capaces de crear buena voluntad con el equipo y quizás con los clientes, no necesitan ser necesariamente trabajadores, inteligentes o analíticos. En cambio, los TL son entrenados para un propósito específico. Los empresarios utilizan una visión de lo que ven como un éxito para guiar sus acciones.

Mientras que el liderazgo tradicional ha sostenido que una persona conduce generalmente a varios conjuntos, cada uno con su propia jerarquía del liderazgo, el estilo concertado da el poder al equipo. Generalmente, si bien habrá una estructura de gestión responsable de las decisiones más importantes para la dirección de la empresa u organización, los trabajadores llegan a desarrollar su propio conjunto de valores y reglas para gobernarse a sí mismos (de aquí que se promueva la existencia de equipos autónomos de alto desempeño). Esto incluye la identificación de tareas, la resolución de problemas, las funciones diarias, la priorización de subconjuntos humanos y la eliminación interna de conflictos. En lugar de que un gerente o líder sea responsable de producir los resultados, la gerencia espera que la carga recaiga sobre cada miembro individual del equipo. Al establecer una amalgama de valores, reglas y normas de la filosofía que ha de imperar, estas agrupaciones humanas pueden seguir gestionándose, generalmente con éxito

Un TL es alguien que provee instrucciones, orientación, y guía a las personas, que puede ser conocido como equipo con el propósito de lograr el objetivo formulado.

La principal responsabilidad de un TL es conducir a su equipo para que logre su pleno potencial.

Las responsabilidades más importante de un TL son, entre otras, las siguientes: a) Desarrollar una estrategia para alcanzar los objetivos y las metas; b)Proveer de capacitación y entrenamiento a los miembros del equipo; c)Comunicar claramente las instrucciones a los integrantes; d)Escuchar el “feedback” (retroalimentación) que proveen las personas del equipo.; e) Valorizar la participación de los miembros para verificar que la capacitación recibida se utiliza y/o detectar que se necesita capacitación adicional; f) Gestionar el flujo diario de las operaciones; g).Crear reportes para informar a la organización sobre el progreso del equipo; yg) Distribuir los reportes a las personas comprometidas.

Esta clase de líder tiene más responsabilidad que nadie, porque si no lleva a cabo sus deberes, todo el equipo y la empresa lo van a sufrir. Un TL exitoso debe entender las fortalezas y debilidades de cada miembro del equipo para que las tareas se puedan identificar y asignar en consecuencia.

Una responsabilidad clave para un TL es dirigir con el ejemplo. En otras palabras, si el líder exige un alto nivel de ética de trabajo a sus seguidores, debe seguir su propio consejo. Los miembros del equipo son más propensos a escuchar y aceptar la crítica constructiva si ven que el líder demuestra estar abierto de mente a escuchar y aceptar una crítica.

Otra responsabilidad vital para cualquier líder es crear un plan a largo plazo. Puede haber una gran visión sobre dónde debe estar la organización en 5 ó 10 años, pero para llegar allí, el líder tendrá que crear puntos de referencia a corto plazo con el fin de mantener a su “team” en la pista. Además, los jefes de equipo no deberían tener miedo a formular preguntas difíciles. Es preferible causar diatriba o perolata en lugar de dejar que un tema crítico permanezca sin resolver. Un fuerte liderazgo requiere la concepción y adopción de decisiones difíciles que coloca los intereses de la organización por encima de cualquier individuo.

Los jefes de equipo desempeñan varios roles en una organización. Su trabajo consiste en hacer que las tareas se realicen utilizando todos los recursos disponibles (tangibles e intangibles), incluidos los empleados de la organización y a los miembros del equipo que dirige.