Reforma a la Ley del Banco Central es “un disparate de magnitud colosal”

- 1 Nov '09

Economía y Finanzas

Macroeconomía

Caracas, noviembre 11 (REDACTA).- El análisis a la mencionada reforma de la Ley del BCV y sus consecuencias fue presentado este miércoles en rueda de prensa por los economistas Oscar García Mendoza, Víctor Olivo, José Guerra y Orlando Ochoa, quienes alertan a la sociedad venezolana acerca de los crecientes y significativos impactos inflacionarios de esta nueva propuesta de reforma a la mencionada normativa.

En marzo de 2006, José Guerra, Orlando Ochoa, Oscar García Mendoza y Jesús Rojas, demandaron ante el Tribunal Supremo de Justicia la nulidad de esta reforma de Ley del BCV por inconstitucional, pero todavía no se ha emitido sentencia.

Oscar García Mendoza, presidente del Banco Venezolano de Crédito, expresó su angustia acerca de qué va suceder a los venezolanos cuando el Gobierno tenga que hacer las inversiones necesarias para los servicios públicos de electricidad, el agua y otras necesidades. “Las inversiones eléctricas son cuantiosas, pero las tarifas no se modifican desde el año 2004, tampoco la tarifa del agua, mientras la gasolina está en precios absolutamente ridículos”, expresa Mendoza, quien destaca que para poder llevar esos servicios a niveles de consumo real, es imprescindible que se hagan inversiones cuantiosísimas de decenas de millardos de dólares.

Pero mientras tanto, sostiene García Mendoza, el Gobierno en vez de estar generando las condiciones para producir empleos, desarrollo e inversiones en el país, lo que está haciendo es todo lo contrario. Esta modificación a la Ley del Banco Central es “un disparate de magnitud colosal”, porque lo que van hacer con esta modificación es permitirle al ente emisor, que utilice los mecanismos que tiene de impresión de dinero para poder asumir pagos de su gasto corriente.

Víctor Olivo destacó que, a través de traspasos de utilidades cambiarias y reservas internacionales al Fondo de Estabilización Macroeconómica (Fondem) hasta ahora, el Banco Central ha transferido 30 mil millones de dólares. Por el mecanismo de entidades cambiarias, entre 2002 y 2006, se transfirieron cerca de 11 mil millones de dólares, y por esos dos conceptos sumaron 41 mil millones de dólares de transferencia de dinero del BCV al Gobierno. Estas operaciones hacia el Fondem, siguen apareciendo en el balance del ente emisor, como otros activos, nunca se ha cargado como pérdida.

José Guerra comentó que con esta reforma, Venezuela está dando un paso atrás al menos de 25 años, porque ya todos las entidades emisoras latinoamericanas habían aprendido la lección de la inflación, que se derivó justamente con financiamiento inflacionario de los déficit fiscales por parte de los bancos centrales.

“Está demostrado y probado que financiamiento con dinero de los déficits fiscales, genera inflación”, insistió Guerra, quien destaca que éste índice en Venezuela sigue creciendo y ha llegado alrededor de 30 por ciento.

Orlando Ochoa precisó que el camino elegido de recurrir a la expansión monetaria para cubrir los gastos del Gobierno nacional, sometiendo al BCV a sus designios fiscales en forma inconstitucional, aumentará las presiones inflacionarias y sobre todo tipo de cambio, a medida que se usen los diversos mecanismos incluidos en la reforma a la Ley del BCV.

Ejecutivo aumentará circulante para elecciones parlamentarias

Para el economista Pedro Palma el año próximo podrá registrarse una expansión del gasto, debido a que se trata de un año electoral en el que el Gobierno buscará aumentar el circulante; pero esto no podrá evitar un bajo nivel de crecimiento y una mayor aceleración en el índice inflacionario. Palma declaró a la salida de un foro sobre perspectivas económicas de 2010 en la Universidad Metropolitana, que la reforma recientemente aprobada a la Ley del Banco Central favorecerá la disponibilidad de recursos de parte del Ejecutivo, debido a que el emisor ahora podrá comprar títulos emitidos por empresas del Estado y hacer negocios con la deuda pública en manos de los bancos, entre otras operaciones.

Sostuvo que “el Gobierno va a hacer todos los esfuerzos para neutralizar cualquier efecto negativo y sacar el mayor dividendo político en las elecciones parlamentarias”; pero esto “no va a ser suficiente para reactivar la economía. Si se logra un crecimiento económico, será marginal”, reseñó El Universal. De acuerdo con sus proyecciones, el año próximo se registrará una inflación más acentuada que podría ubicarse por encima de 30%, debido a la permanencia de las causas que la originan. (LC)

Fuente: http://www.el- carabobeno.com/p_pag_hnot.aspx?art=a121109n07&id=t121109-n07