Responsabilidades básicas de la función de mercadeo

Chichí Páez - 1 Sep '05

Gerencia

Las funciones de mercadeo, investigación y desarrollo constituyen el inicio del proceso competitivo y de sobrevivencia de toda organización que desea mantener su nicho de mercado en su respectivo segmento. Son funciones cuyo objetivo fundamental es garantizar la permanencia de la empresa en los escenarios futuros. Mientras que las actividades de ventas, por su parte, son funciones operativas, pero con interrelación permanente con el área de mercadeo.

Las funciones de las unidades estratégicas de mercadeo independientemente de la ubicación y jerarquía de la organización a la cual pertenece, debe tener entre otras las siguientes responsabilidades: planifica, organiza, coordina y controla las actividades de identificación, cuantificación, penetración y mantenimiento de mercado actuales y los potenciales futuros. Todas estas responsabilidades deben tener una coherencia directa con la misión y visión estratégicas de la empresa.

Por su parte el departamento de ventas planifica, coordina, ejecuta y controla las actividades de identificar, contactar, ofrecer y vender los bienes y servicios que genera la empresa; así como de los servicios de pre y post venta llevados a acabo por la empresa, de acuerdo al plan y condiciones de ventas establecidas.

La unidad organizacional de Investigación y Desarrollo, que es una estructura de soporte, tiene la responsabilidad de realizar las siguientes actividades: planifica, organiza, dirige, coordina y controla el dominio de la tecnología vigente y el desarrollo de la misma, en función de los requerimientos del entorno, considerados a través de la planificación estratégica, en concordancia a la capacidad de gestión, tecnología física, información, formación y capacidad funcional de la empresa que garantiza la transformación de los insumos en productos, bienes y servicios con una excelente calidad, tendente a la satisfacción de los requerimientos del cliente; que cada día son más exigentes.

Por las ideas y conceptos antes desarrollados se interpreta la etimología de mercadeo de la siguiente forma: “Es un conjunto de actividades comerciales interrelacionadas entre sí y diseñadas para concebir; planear, fijas precios, promover y distribuir bienes y servicios con el fin de satisfacer los deseos y necesidades razonables de los clientes actuales y potenciales de un manera socialmente responsable. En este orden de representaciones estas actividades están continuamente expuestas a estímulos externos, que reclaman cada vez más una capacidad de respuesta interna inmediata. Es decir que esta circunstancia plantea que varios entornos en constante cambio (estímulos) brindan tanta oportunidades como amenazas a toda organización. Éstas por su parte poseen una variedad de recursos (mecanismos de respuesta) que pueden utilizarse para aprovechar las oportunidades dentro de las amenazas y/o limitaciones impuestas.
En la práctica este concepto se aplica mediante el análisis del entorno a través del sistema “Demanda/Respuesta” del mercado el sistema económico, el sector, la competencia y los factores jurídicos, éticos, políticos,. Tecnológicos y sociales, y por supuesto del análisis del entorno interno acerca de los recursos de la empresa con respecto a sus instalaciones, tecnología, situación financiera, estructura organizacional tanto formal, como informal y sin olvidarse del estilo de dirección de los niveles estratégicos.

Todos estos elementos de los escenarios de mercadeo deben ser tomados en cuenta al momento de formular la planificación estratégica orientada al mercadeo. La ejecución de dicha herramienta gerencial hace resaltar el medio o instrumento para la consecución de objetivos predeterminados a corto, mediano y largo plazo. Los niveles superiores determinan donde desean encontrarse en alguna fecha futura determinada en lo que a posicionamiento y beneficios se refiere.