No te equivoques a la hora de establecer tu propio negocio

Arturo Navarro - 1 Oct '04

Actualidad Empresarial

Normalmente las personas creen que el “olfato” o la “intuición” son los elementos que los llevan acertadamente a la selección del inmueble donde planean instalar su futura empresa. Pues bien, para la mala suerte de esos incrédulos o para la buena fortuna de los más precavidos, no cabe duda que mas allá de estas aventuras instintivas, existen diversas variables que pueden determinar si la ubicación de un terreno, local, o zona pueden arrojar resultados con un alto porcentaje de posibilidades de lograr el éxito, con sólo tomar en cuenta ciertas consideraciones.

Lo aconsejable desde un principio, sería llevar a cabo un Estudio de Localización Especializado, pero como usted y muchos de los otros interesados en sumergirse en el mundo de los negocios propios, seguramente también está consciente de que su bolsillo no da para tanto. Entonces lo proveeremos de estas herramientas que sí puede emplear por sus propios medios; con un costo menor, y que a la final le dará mucha más seguridad ya que poseerá las ventajas y desventajas de esta futura inversión en sus propias manos.

LOS PASOS A SEGUIR

1.- Con base en el perfil de tu cliente típico o promedio, trata de averiguar el número total de la población que habita en la zona, sector o municipio en que este situado el inmueble de tu interés. Determina también el tipo de ingresos de la mayoría de las familias que habita en la zona seleccionada.
2.- Una vez realizado lo anterior, establece un monto mensual de ventas, así como la cantidad mínima de operaciones que deberás realizar en el período seleccionado.
3.- Localiza los principales generadores de demanda, como grandes y medianas empresas empleadoras de personal, que se ubiquen en la zona.
4.- Estudia también los principales centros educativos que existan. Ubica los principales centros recreativos, pregunta y averigua qué cantidad de público asiste a ellos regularmente.
5.- Realiza mediciones de tráfico peatonal y vehicular en días y horas pico, pero también en los considerados como normales.
6.- Si conoces alguna firma comercial exitosa con un giro comercial igual o similar al tuyo, trata de averiguar los promedios de su monto de facturación mensual, y el número de clientes que recibe a diario. Estudia el tráfico peatonal y vehicular que pasa frente al local de tu competidor y compáralo con el tuyo.
7.- Observa si en la zona o frente a tu local se establecen mercados ambulantes en algunos de los días de la semana ya que esto podría resultar beneficioso o contraproducente dependiendo del público o del objetivo del cliente.
8.- Estudia y localiza en un mapa o plano los giros comerciales que existan por lo menos en un radio de 100 metros alrededor del local de tu interés, con el fin de determinar si está dentro de una zona preponderantemente comercial.
9.- Dentro del radio de acción establecido en el punto anterior, cuantifica la totalidad de los clientes potenciales y aplica un factor sobre esa cantidad total, que como mínimo tendrían que acudir a comprar sus productos o servicios. Posteriormente compara esta cantidad con el importe mínimo de ventas mensuales que requieras en tu nueva tienda, franquicia o unidad de negocio. Esta comparación deberá arrojar resultados positivos, de lo contrario, no deberías realizar ningún arrendamiento, traspaso o compra del inmueble estudiado.

Ciertamente no le podemos asegurar que usted será millonario en un corto o largo plazo, ni mucho menos; pero sí es cierto que disminuyen las probabilidades de fracaso con sólo tener previsiones mínimas en la conformación de una empresa. En conclusión, una buena capacidad de síntesis plasmada en un pequeño, pero organizado estudio de mercado, puede enrumbar a su negocio por buen camino, incluso antes de que se ponga en marcha.