No es tiempo de improvisar con los negocios

Arturo Navarro - 11 Mar '16

Editoriales

Marketing y Ventas

A pesar de la situación crítica que enfrenta el país, aún hay aquellos venezolanos que por diferentes razones - que no viene al caso comentar - quieren, aspiran y disponen de recursos para emprender nuevos negocios.

No obstante, hay muchos de esos potenciales emprendedores que no se han preparado al efecto y solo le hacen caso a su intuición; y si bien es cierto que ésta es importante, no es suficiente para ser exitoso en el mundo de los negocios.  Deberá pensarse en cómo se espera vivir de esa nueva actividad, como operará, donde se localizará, que dimensión tendrá y otras cosas más. Es decir, se trata de pensarlo todo antes de iniciar y no dejar cosas al azar.

Lo que se quiere alertar, es que los objetivos que se esperan alcanzar deben estar claramente establecidos e internalizados y no dar por hecho que las cosas vendrán solas. Cuando se monta un negocio suelen dejarse de lado ciertos elementos que no se consideran tan importantes o suelen dejarse en manos no profesionales o dejar a que como vaya viniendo vamos viendo, en lugar de pensarlo todo desde un principio y con una estrategia clara.

Hoy día cualquier empresario por pequeño que sea requiere del uso de la planificación, ya que es el factor clave para minimizar los riesgos y consecuencialmente maximizar sus resultados. Por tal motivo, se requiere delinear  el rumbo de la empresa y adecuar todos sus recursos al logro de los objetivos propuestos, se debe conocer acerca de la situación a la que se enfrentará la empresa y el entorno en que se enmarca. Esto es lo que dará lugar a la definición de las estrategias y acciones necesarias para su consecución en el plazo previsto.

La importancia del Plan de Mercadeo o de Marketing es imprescindible en cualquier empresa con una orientación al mercado. Es tarea de las empresas que poseen esta orientación realizar un seguimiento permanente de sus potenciales clientes, de la competencia y trabajar en equipo para ofrecer productos o servicios que aporten valor a sus clientes.

Los instrumentos de la mezcla de mercado se integrarán de manera coordinada para alcanzar los objetivos de la empresa. Ese proceso de integración y toma de decisiones estratégicas es lo que se denomina planificación comercial, y se recoge en el Plan de Mercadeo, por eso es que se le considera la herramienta básica de gestión de la planificación comercial de la empresa.