Ahora vendrá una cadena de eventos. Ahora vendrá la reacción del pueblo. Pero también la reacción del chavismo. Ahora vendrá la persecución. Ahora vendrá la presión.

Juan Guaidó juró asumir los poderes del Ejecutivo. El primer paso en la hoja de ruta que comienza con el cese de la usurpación y que sigue con el gobierno de transición para terminar con elecciones libres y un nuevo gobierno, un nuevo presidente.

Guaidó pidió pueblo y lo que obtuvo este 23 de Enero fue pueblo en Caracas y otras 53 ciudades del país. Manifestaciones masivas. Manifestaciones en las calles. Emotivas. Comprometidas. Es lo que requería Guaidò: que sin pueblo no daba el paso. Y al obtener la prueba y el compromiso, asumió el desafío. Nunca antes un dirigente logró tanto en tan breve tiempo. Se juramentó el 5 de enero como presidente de la Asamblea Nacional y a la vuelta de una semana ya Venezuela despertaba hasta que despertó.

Pero ya la cadena de hechos está en desarrollo. En la comunidad internacional. En los organismos internacionales. En las organizaciones sociales de Venezuela. Todos los partidos de oposición lo respaldan. Todos los dirigentes de la Unidad lo respaldan. La Iglesia lo respalda. Ya el Gobierno lo persigue. Pero cuenta Guaidó con que el llamado a la Fuerza Armada no caiga en el vacío. Y en consecuencia se produzcan eventos militares encaminados a rescatar la democracia y la institucionalidad. Lo ha dicho. Que no quiere que los militares den un golpe de Estado sino que ayuden a restablecer el hilo constitucional. A restablecer la democracia usurpada por Nicolàs Maduro.

No está dicha la última palabra. En el Gobierno hasta este martes habían descartado cualquier tipo de acercamiento o de puentes con el grupo Guaidó. Hay en el Gobierno quienes afirman que están dadas las condiciones para una nueva negociación. Pero otros dicen lo contrario. Siguen desestimando la fuerza de Guaidó y la fuerza cívica que ha despertado. Otros factores entrarán en juego.

Y otro factor también. El pueblo. Un pueblo más consciente y más decidido. Guaidó midió el terreno, y de allí que haya jurado y al mismo tiempo haya jurado con el pueblo. ¿Lo dejarán solo?

Escrito por:
 Juan Carlos Zapata @periodistajcz

Tomada la información de: www.konzapata.com