Algunos efectos del coronavirus a nivel del emprendimiento

El coronavirus ha cambiado el presente de todos los que conformamos el mundo; es más, nos ha obligado a hacer una pausa en nuestras vidas para buscar la mejor forma de enfrentarlo sin tener todavía resultados definitivos; pero sí de algo estamos seguros, es de que cambiará nuestro futuro del cual no sabemos cómo será. Pero, lo que no podremos obviar, es que estará bajo nuestra responsabilidad la respuesta que como sociedad nos corresponde dar.

En el mundo empresarial se acostumbra decir, que en todas las crisis se generan oportunidades que, con objetivos o propósitos claros, el equipo adecuado, la motivación, constancia y reflexión, seremos capaces de aprovechar y salir reforzados de esta situación. De ahí que se destaque la conveniencia de apoyar a los emprendedores ofreciéndoles ventajas para continuar sus proyectos, negocios o actividades.

Hay quienes afirman que existen aspectos fundamentales que deben tenerse muy presente en la actualidad, la preservación del flujo de caja y la adaptación rápida a las oportunidades que vayan surgiendo. Por tanto, será muy importante solicitar todas las ayudas disponibles, reducir los presupuestos al mínimo operativo e intentar siempre que sea posible renegociar la deuda y el efectivo. Existe la creencia que la normalidad no esta tan cercana como quisiéramos, tal es el caso de los países latinoamericanos con tasas altas de crecimiento de la infección y con economías trastocadas en su crecimiento y en el empleo en situación especial muy crítica, como el caso de Venezuela y sin exportación de sus insumos, es de esperar que todas las fuentes de ingresos están erosionadas y sino en peligro.

En general y a manera de ampliar las consideraciones de esta nueva crisis a la que no habíamos enfrentado antes como sociedad, pasa por analizarla, comprenderla y obtener algunas conclusiones, que a la fecha pudiésemos considerar vitales o de supervivencia, tales como: i) la importancia de las redes de comunicación y la digitalización, indispensables para garantizar la actividad económica de los países mediante el teletrabajo y el mantenimiento e intensificación de las relaciones personales como manera de impulsar su desarrollo; ii) Potenciar el Big data y la inteligencia artificial como mecanismo de poder estudiar y simular el comportamiento e impacto de posibles situaciones previas antes que se produzcan y prepararse adecuadamente  para enfrentarlas en el futuro; iii) y como siempre entender que  en la valorización de la gente y su capacidad para enfrentar este tipo de situaciones sin miedo y con actitud positiva, será la clave para afrontar la crisis.

En otras palabras, ante la adversidad y las malas noticias, debemos reorganizarnos rápidamente, buscando la manera más eficiente de conectarnos con nuestras actividades profesionales. La sociedad empresarial se ha dado cuenta que  debe ir a una economía más conectada, más tecnológica pero también se observa  un cambio de mentalidad, lo cual parece ser positivo ya que cuando se produzca la normalización se podrá aprovechar la dinámica vivida para digitalizar todos los procesos que antes faltaba convencimiento en el sector empresarial para ponerlos en práctica, como es el caso del teletrabajo y las ventas digitalizadas bajo la creencia de visitar al cliente para aumentar las ventas.

[email protected]

http://deproimca.com

Imagen de Alterio Felines en Pixabay 

Deja un comentario