Aplicabilidad de la administración en las empresas nacionales

Alcance, consideraciones y repercusiones

Las empresas venezolanas enfrentan en el presente grandes retos, obstáculos, amenazas, oportunidades, no sólo debido a las exigencias que la globalización presenta, sino a las características de su escenario que es turbulento, inestable, poco confiable, riesgoso, pleno de incertidumbres, consecuencia de las acciones de su actual gobierno, bajo la dirección del teniente coronel Hugo Chávez, que se ha propuesto desarrollar lo que denomina Socialismo del Siglo XXI, a sus programas económicos, a sus medidas tributarias, arancelarias, control de cambio, política de comercio exterior y lo que es más relevante, a la poca integración que se tiene con el sector empresarial.

Son muchas las empresas pequeñas del país que han dejado de operar, otras lo están haciendo medianamente, con temor a lo que el futuro le presente ante las acciones del gobierno.

Ante esta realidad, las empresas como otros actores, entre ellos las Universidades, quienes cuentan con un gran capital humano, no pueden permanecer inactivas, ese talento capaz de generar respuestas, opiniones, sugerencias que favorezcan al país, y a todos los que estamos involucrados en él, debe continuar desarrollándose y aportando conocimiento.

Las universidades, ya deberían tener un diagnostico sobre esta realidad y saber cómo actuar, cómo preparar a los profesionales que generen cambios, enfrenten la situación. Formar administradores que ayuden a sacar adelante a las empresas, especialmente a las pymes, teniendo bien definido cuál es el perfil del gerente que se necesita.

Las universidades deben ensuciar su armiño blanco y ser más participativa en la resolución de problemas nacionales, como el caso serio que afronta el sector empresarial. Colaborar en pro de que éstas alcancen una auténtica cultura organizacional, asesorar, guiar a los ejecutivos ante los retos que se presentan, proporcionarles las herramientas administrativas necesarias para enfrentar los cambios, lograr mejoras en los estándares de calidad y productividad, así como el diseño de su productos.

La empresa venezolana, debe concebir una nueva estrategia de hacer negocios, identificar, que los procesos administrativos ya han rebasado el ámbito meramente operativo de la empresa, puesto que ahora están más vinculados como lo indica la profesora María Guadalupe Huerta, con la estrategia de expansión de la misma, donde el aumento de productividad, eficacia y eficiencia, es determinante en la definición de metas y en la posición de la empresa en el mercado.

Es necesario hacer una revisión, sobre la nueva filosofía que la empresa venezolana debe tener, ante los retos de los actuales paradigmas administrativos, ante la exigencia del desarrollo de nuevas tecnologías y de los avances en ingeniería y de todo aquello que realmente satisfaga las necesidades del consumidor venezolano.

Definitivamente, se requiere de una gerencia capaz de poner en acción prácticas administrativas, que garanticen resultados positivos con la más alta calidad, a fin de ofrecer buenos productos, mercancías, así como servicios integrales a los consumidores.

Es hora que la empresa venezolana, especialmente las Pymes, para que puedan expandir sus operaciones no sólo productivas, -en donde se dan grandes fallas-, se compenetren con la relevancia, importancia, alcance, y repercusiones de la calidad total, que les permita conquistar y permanecer en los mercados. Deben identificarse más con los programas económicos del Estado, vincularse en su política de Comercio Exterior.

Las empresas venezolanas, deben contar con administradores capaces de gerenciar adecuadamente sus recursos, optimizar aquellas acciones y estrategias necesarias para aprovechar eficiente y productivamente el capital intelectual que se tiene.

Algunas sugerencias

Ante la realidad de un escenario turbulento como el que se afronta, la gerencia debe prestarle mucha atención entre algunas a:

a) La revisión, estudio, diagnóstico de los planes y objetivos específicos, relacionados con el desarrollo de procesos productivos alternativos e innovadores.
b) Darle importancia a las estrategias de información y capacitación del personal
c) No descuidar el desarrollo tecnológico
d) Mayor integración con el Estado, especialmente en lo referente a los programas económicos y convenios internacionales que les permitan participación en otros escenarios
e) Conocimiento actualizado sobre el manejo de los recursos financieros, procedimientos para la elaboración y el control de la contabilidad de costos y de los estados financieros, así como también de las posibles alternativas de financiamiento e inversión. Todo lo concerniente a tributación, aranceles, fisco.
f) Contar con una buena gerencia de los tópicos modernos de mercados; manejo eficiente del control de inventarios, tanto de materias primas, como de productos terminados
g) Gerenciar adecuadamente los cambios
h) Cumplir con su responsabilidad social y desarrollar una auténtica cultura organizacional
i) Vincularse más proactivamente con las universidades, Escuela de Administración, tanto a nivel de pre y postgrado, así como con los colegios de administradores.

Por supuesto, el lector interesado en estos tópicos puede agregar otras que favorezcan al sector empresarial. No dudamos de ello.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: