¿Cómo desarrollar el carisma?

Publicado por IESA Escuela de Gerencia – Hoy no basta con ser un profesional talentoso, ya que son diversos los estudios que demuestran que «ser carismático»-definido como la capacidad de ciertas personas para atraer y cautivar a los demás- es importante a la hora de conseguir y mantener un empleo.

Tal es la importancia que ha tomado en los últimos años que, en Stuttgart, Alemania, se creó la primera escuela dedicada exclusivamente al estudio y enseñanza del carisma para ejecutivos y políticos llamada Akademie für Anziehungskraft.

Ante este escenario, ¿el carisma será, entonces, la nueva fórmula para alcanzar el éxito profesional? ¿Es posible aprenderlo o es una cualidad propia de la genética? Según el decano de la Facultad de Psicología de la Universidad San Sebastián (USS), Chile, Claudio Orellana, es posible adquirirlo, pero son escasas las instituciones que las enseñan.

«Se da por hecho que alguien que estuvo más de 5 años en la universidad está preparado para manejar los procesos técnicos de una profesión. Pero no necesariamente el profesional fue educado para desarrollar y explotar su carisma o las habilidades integrales que exige el mundo laboral. Lo lamentable es que son pocas las universidades que las enseñan obviando que esta es una variable central para encontrar trabajo», afirmó Orellana.

Las primeras impresiones son cruciales en las entrevistas de trabajo, se puede contar con un excelente currículo, o solicitar un salario inferior al resto de los entrevistados. Sin embargo, agregó el docente de la USS, lo que hoy buscan las empresas y los headhunter son trabajadores con carisma, valores, principios, e intereses.

«El carisma no es algo exclusivo de las personas extrovertidas y atractivas, por lo que es una herramienta que perfectamente se puede enseñar realizando, con la ayuda de un terapeuta o profesional de área, un autodiagnóstico para conocer cómo me estoy relacionando con mis pares. Pero lo importante es ser honesto con lo que soy y con lo que quiero llegar a ser», dijo Orellana.

En la Antigua Grecia, se creía que el carisma era el regalo que los dioses daban, desde la cuna, a unos pocos. Sin embargo, hasta hace unos años todo quedó en mito, debido a que los especialistas han afirmado que el carisma es 50% genética y el otro 50% corresponde a conductas que pueden ser adquiridas por cualquier individuo.

Antes de comenzar a desarrollar el carisma, el profesor del Área Académica Comportamiento Humano en la Organización del IAE Business School, Argentina, Patricio Fay, precisó que es necesario ser conscientes de la realidad de cada quien.

«Todo dependerá del tipo de trabajo al que se busca postular, ya que algunos empleos requiere a personas que sean buenas conversando, escuchando, otros organizando, etc. Lo importante es tener autoconocimiento para saber qué es lo que se puede mejorar y qué es lo que no. Es por eso que hay que ser estratégicos para «convencer» al entrevistador, y demostrar que somos seguros de nosotros mismos y que tenemos control de nuestras emociones. Una de las claves que se pueden entrenar y/o mejorar sería mantener siempre la mirada en los ojos, mostrarse desenvueltos y abiertos, mantener una voz agradable y dócil, etc.», detalló Fay.

Pero en tiempos en donde el ‘eros electrónico’ prima en la vida de las personas, y en el que el uso de las tecnologías como Twitter y Facebook, por ejemplo, hacen que los profesionales tengan menos contacto social, ¿será este el mejor escenario para aprender a ser carismático?

Según Fay, quien también es director Académico de Programas Internacionales de la IAE, «hoy más que nunca la gente necesita afilar todas sus habilidades, porque el mercado necesita de profesionales más integrales y, porque la falta de talento en el mundo se debe, en otros factores, a la ausencia de conocimiento de nosotros mismos, por lo que ante situaciones complejas en las que los profesionales deben «probarse» fracasan, lo que lleva a que muchos se autodestruyan».

Por su parte, la docente del Centro de Liderazgo y Estrategia del Instituto de Estudios Superiores de Administración, IESA, Venezuela, Carmen Cecilia Torres, destacó que «si bien las tecnologías de la información y de la comunicación (TICs) entregan múltiples beneficios, siempre es mejor el contacto cara a cara, porque es en ese momento en donde se puede exhibir las reales habilidades. Por eso es importante pedir a los amigos o a los compañeros de trabajo, cada cierto tiempo, opiniones sobre nuestro comportamiento y ver qué es lo que se puede mejorar».

La profesora de IESA agregó que otras de las claves para ser carismáticos es ser optimistas y auténticos, «porque a la hora de evaluar tu desempeño en la escena laboral, la mirada siempre estará centrada en estos factores».

Para algunos profesionales puede que no sea un desafío enfrentar una entrevista laboral, ya que confían en sus capacidades técnicas y en sus destrezas interpersonales. Sin embargo, en la otra esquina están aquellos que, si bien tienen talento, están faltos de carisma y de habilidades relacionales.

¿Qué les espera a ellos? Quizás reconocer que buscar empleo es un arte y reconocer que se necesita fomentar, desde las universidades e instituciones educacionales, el desarrollo y explotación del carisma.

Fuente: http://gerenciayliderazgoresponsable.blogspot.com/2012/10/como-desarrollar-el-carisma.html

A %d blogueros les gusta esto: