El Mercadeo Electrónico en el presente

Si llevas dos años haciendo las cosas de la
misma manera, párate a pensarlo;
si llevas cinco, míralo con suspicacia,
pero si son ya diez, tíralo por la borda y
empieza otra vez desde cero.

Alfred Edward Pearlman

RELEVANCIA, IMPLICACIONES, REPERCUSIONES

La gerencia moderna, especialmente la de mercados en el tiempo presente no puede ignorar, lo que está representando Internet, que ha incidido significativamente en la función de mercadeo, obligando a que se le tome en cuenta en todo su alcance, sus repercusiones, si realmente se quiere lograr una participación exitosa en los actuales escenarios económicos.

A través de Foros abiertos sobre este tema, los participantes del la Cátedra de Comercio Internacional del Área de Postgrado de Faces, de la Universidad de Carabobo, manifiestan su opinión de lo que representa Internet dentro de las exigencias que la Sociedad del Conocimiento demanda y cómo ello tiene repercusiones significativas en las actuales función de mercados.

Johanna Miranda, participante, nos recuerda al respecto, que Internet ha venido para quedarse y desarrollarse, impacta a cada organización, según Dowding, (2001), se han abierto muchas puertas de oportunidad para los negocios, con la variante de que tienen que adaptarse a los nuevos valores, reglas, y por ende, realizar un cambio en su forma de hacer negocio. (Siebel2, 2003; Brenix, 2003; Faramarz, 2001). Esta nueva forma de hacer negocio, es un modelo disciplinado, una transformación completa de las relaciones de negocio, la manera de gestionar la eficiencia, la velocidad, la innovación y la creación de valor, se le es llamado e-business.

Para lograr esta transformación, este negocio electrónico, se necesita una serie de tecnologías como son ERP, SCM, CRM, KM y BI, las cuales permitirán que el e-business, se desarrolle.

En el mercado nos encontramos, con productos y/o servicios para el consumidor y para las organizaciones, (empresas). Entonces el Marketing para el mercado empresarial, Marketing B2B, no es más que los procesos involucrados en la comercialización de bienes y servicios entre los usuarios empresariales, a lo largo de la cadena de producción y distribución antes de llegar a los consumidores finales.

El comercio electrónico consiste principalmente en la distribución, compra, venta, mercadotecnia y suministro de información complementaria, para productos o servicios a través de redes informáticas como Internet u otras. La industria de la tecnología de la información podría verlo, como una aplicación informática dirigida a realizar transacciones comerciales .El comercio electrónico también incluye la transferencia de información entre empresas.

Nos agrega Miranda, (2007), que el alcance del comercio electrónico es mundial y masivo, ya que a través de este medio, las personas pueden acceder libremente desde sus hogares y, además, la empresa está involucrándose de forma masiva e internacional en el mercado.

Tal como definen Kalakota y Robinson, (1999), describen al e-commerce desde la perspectiva de un proceso de negocio, como la aplicación de la tecnología hacia la automatización de las transacciones de los negocios y el flujo del trabajo.

E-commerce es definido en el trabajo de Gómez, (1998), como una tecnología moderna comercial, que consigna las necesidades semejantes de las organizaciones mercantiles y consumidores, de disminuir costos mientras se mejora también la calidad de bienes y servicios y se incrementa la rapidez del servicio de entrega.

«El hacer Negocios Electrónicos, (e-Business), integra no sólo el e-Commerce, sino también la operativa interna; por ende, accesamos a nuestra infraestructura informática, los procesos de las ventas electrónicas. En definitiva, toda la administración de nuestro negocio está conectada a la página Web y las transacciones que en ella se desencadenen.

Nuestro sistema organizacional e informático está, por ende, unificado con el de la Web corporativa, nuestro negocio está realmente en línea (on-line). El sitio Web pasa a ser un boca de expendio más, así como lo son los mostradores en las sucursales, en los intermediarios o la propia casa matriz de la empresa. En términos realmente simples podemos decir, que cuando alguien realiza una compra en nuestro sitio Web, esa transacción se refleja de manera inmediata en los sistemas informáticos de la empresa, a su vez, que dispara los procesos administrativos, financieros y de despacho necesarios.

No cabe la menor duda, se nos indica, que las repercusiones se reflejan en altos niveles de venta, modificación del modelo de negocios y crecimiento de mercado, además de contribuir a generar alianzas estratégicas con empresas de otros países, que pueden comercializar el producto o servicio.
Tal como se reflejan casos reales, a lo largo de la historia, en la compra venta de productos y servicios desde el arcaico trueque, se ha presentado una gran evolución hasta llegar al e-commerce, (aunque en el e-commerce también se presenta el trueque, pero bajo modalidades un poco más tecnificadas que en el pasado). Básicamente, las ventas en línea se tratan de transacciones en las cuales, se intercambian productos y/o servicios por sumas de dinero.
La forma «tradicional» de las ventas en línea, es la conocida tienda virtual, e-store, cybertienda o como la quieran llamar. En estas tiendas, los clientes interesados visitan el sitio, observan la oferta y si algo les atrae y quieren comprarlo, lo pasan a su «carrito de compra» y dan clic en el botón comprar, por lo general, llenan un formulario en el cual se les solicitan datos personales y crediticios, (tarjeta de crédito), estos datos pasan a la entidad que certifica la transacción, encriptados a través de la red, se aprueba la transacción y se carga al tarjeta habiente el monto. Finalmente, se realiza el envío del producto a través de una firma de transporte de carga y courier hasta su recepción por parte del comprador.

Ana Mayela Alfonso, por su parte nos agrega, que con el mercadeo electrónico, los suministradores podrán disfrutar de una presencia global a un coste impensable a través de otros medios. Para los consumidores, tendrán la opción de una capacidad de elección, dentro de una oferta extensa que no vendrá limitada por distancias geográficas ni restricciones al comercio.

Mayor contacto entre productores y usuarios

La cadena de distribución se acorta y con ellos, los plazos y tiempos de respuesta, al poder realizarse pedidos y respuestas de forma casi instantánea, y tener conocimiento rápido de disponibilidades o precios. Ello es especialmente cierto, para aquellos cuya distribución puede hacerse de forma electrónica.

Reducciones de costes y precios

El acortamiento del ciclo de compra conlleva disminución de costes, no sólo por requerir un número menor de intermediarios -de promoción, entrega, cobro, etc.-, sino que un gran número e estos procesos pueden ser automatizado, reduciéndose los costes en órdenes de magnitud, lo que inevitablemente quedará reflejado en los precios de las mercancías.

Mejora de la competitividad y calidad de servicio

La proximidad al usuario y el acortamiento de ciclos de respuesta, son elementos fundamentales que posibilitan una mejora de la calidad de servicio, como servicios de consulta o de post-venta, y de una mejora de la competitividad, al disponer de mecanismos que realimentan al vendedor de forma más directa con información, acerca de la aceptación de productos o el perfil y preferencias de sus clientes, lo que ha de permitir finalmente una mejor relación cliente-vendedor.

Página Web: www.camova.com

A %d blogueros les gusta esto: