El Valor de tener “Amigos”

Amistad (Del lat. *amicitas, -atis, por amicitia, amistad).
Extraído del Diccionario de la Real Academia Española, (R.A.E.).
F. Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.f. ant. Pacto amistoso entre dos o más personas.f. ant. Deseo o gana de algo.f. pl. Personas con las que se tiene amistad.
La amistad, (del latín amicus, amigo, que posiblemente se derivó de amor, amar. Se dice también que amigo proviene del griego a, sin y ego, yo; entonces, amigo significaría «sin mi yo», con lo cual se considera a un amigo como al otro yo), es una relación afectiva entre dos personas. (Wikipedia – enciclopedia).

¿Qué sería del mundo si no existieran los amigos?

Ese amigo, a quien acudimos cuando necesitamos un abrazo, un consejo, o, simplemente, que nos escuche sin emitir ninguna palabra ni criterio. Que, muchas veces, sabe que actuamos mal y nos acepta como somos. Cuando nos critica, lo hace con amor, con el afán de que mejoremos y no con el deseo de que nos sintamos mal, ni culpables.

Existen amigos más cercanos que un hermano. ¡Gracias a Dios que existen los amigos! Con ellos podemos reír, llorar, compartir, hablar, jugar y, lo más importante, ser nosotros mismos. No necesitamos caretas ni máscaras, para ser aceptados; con los amigos somos transparentes, somos como somos, nos quieren, nos acompañan día a día, nos apoyan, nos aconsejan y nos comprenden; también deben aplicar un alto grado de tolerancia para que la relación perdure por siempre.

No importa donde estemos, ni con quien estemos; los amigos siempre se acuerdan y piensan en nosotros. Son aquellas personas que nos hacen ver cuando estamos en un error; no obstante, respetan nuestras decisiones; no esperan que hagamos lo que ellos desean, sino que nos permiten ser. Los amigos son pacientes, leales e incondicionales. En muchas ocasiones, un verdadero amigo sabe más de nosotros que nuestros propios padres o nuestra pareja; es ese ser para quien somos como un libro abierto, el puede leer cada página de nuestra vida.

Debemos ser agradecidos por permitirnos tener amigos, debemos cuidarlos, respetarlos, darles amor, confiar en ellos, siempre ser sinceros.
Entre amigos no aplica el dicho “siempre está el que da y el que recibe”. Entre amigos ambos reciben y dan en la misma medida, hay reciprocidad en el actuar.

Si deseamos conservar una amistad por siempre, nunca, nunca nos aprovechemos de ellos en ningún sentido; que no exista ningún interés insano a cambio de esa amistad; no utilicemos a nuestros amigos para beneficio propio.

Los invito a llamar o a escribirle a esos amigos, a quiénes -por no tener tiempo, o por el trajín diario- no hemos tenido la oportunidad de comunicarnos con ellos y darles las gracias por estar ahí y por saber que cuando les necesitemos, siempre van a estar dispuestos a atender nuestro llamado.

“Un amigo es uno que lo sabe todo de ti
y a pesar de ello te quiere”.

Elbert Hubbard
–Ensayista estadounidense, (1856-1915)

“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos;
un corazón que habita en dos almas”.

Aristóteles
– Filósofo griego, (384 a.C.-322 a.C.)

“¡Nadie tiene mayor amor que este,
que uno ponga su vida por sus amigos!
(Biblia Cristiana – Juan 15:13)

Disfrute el día.

Página Web: www.grupodaion.com

E-Mail: adrianahamblin@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: