La Franquicia y el desarrollo local

Cuando hacemos la propuesta, de que la Franquicia es un modelo a seguir, como estrategia de desarrollo local, partimos de una idea: hay que diseñar una propuesta que intente responder a la necesidad de fortalecer la capacidad de los sectores productivos y de las organizaciones de la sociedad civil de la localidad para formular y ejecutar políticas públicas concertadas, las cuales garanticen la promoción del desarrollo económico local; para ello, desarrollamos el concepto de Desarrollo Económico Local (DEL), y nos preguntamos: ¿Qué tipo de respuesta da el gobierno local ante esta realidad y cómo manejarla?

Para hacer la propuesta fue necesario acogernos o plantearnos un concepto relacionado con el desarrollo económico local. Para ello, revisamos algunas conceptualizaciones dadas a este término por diversos autores como: Laurlaritza (1994), Berry (1998), Griffin (1999), Brugué y Gomá (1998), Alburquerque (1999), Carrillo (2000), Vázquez (2000), Raab y Matusky (2002), Guzmán Cuevas (2006), García Lizana (2006). Estos autores aportan el concepto de desarrollo económico local, participación ciudadana y concertación de diferentes agentes sociales en políticas públicas, la coordinación interinstitucional, aprovechamiento de los recursos endógenos, ventajas comparativas y competitivas de la estructura productiva local.

Partimos de la siguiente definición de desarrollo económico local (DEL): “como aquel proceso reactivador de la economía y dinamizador de la sociedad local, que mediante el aprovechamiento eficiente de los recursos endógenos existentes en una determinada zona, es capaz de estimular su crecimiento económico, crear empleo y mejorar la calidad de vida de la comunidad local. El desarrollo local es un proceso de crecimiento económico y de cambio estructural, que conduce a una mejora del nivel de vida de la población local, en el que se pueden identificar al menos tres dimensiones: una económica, en la que los empresarios locales usan su capacidad para organizar factores productivos locales, buscando elevar su productividad; otra sociocultural, en la que los valores y las instituciones sirven de base al proceso de desarrollo; y finalmente, una dimensión política-administrativa en que las políticas territoriales permiten crear un entorno económico local favorable, protegerlo de interferencias externas e impulsar el desarrollo local”.

De estas orientaciones se concluye, que los gobiernos locales no disponen de la fuerza necesaria para actuar en la promoción económica en solitario; necesita de la cooperación de los sectores sociales, políticos y económicos. En consecuencia, el DEL tiene que contemplar tres dimensiones: Económica, sociocultural y la política-administrativa. Se deben combinar además, los intereses locales, regionales con los intereses nacionales e internacionales. Hacer acuerdos y alianzas. Introducir cambios en los procesos productivos y tecnológicos con apoyo de las políticas públicas. El Gobierno debe acompañar a estos planes de desarrollo con inversión pública en infraestructura y equipamiento, educación y formación del recurso humano y la existencia de una base social con elevada capacidad de consumo. El mercado de la franquicia la conforman los siguientes agentes económicos: Franquiciador, franquiciado, consumidores, proveedores, sector financiero, Gobierno y el resto del mundo, los cuales deben ser considerados como los actores para los acuerdos y alianzas.

Partiendo del estudio de cada una de las orientaciones mencionadas se plantea un modelo teórico de desarrollo económico local a través de la constitución de empresas bajo redes de asociados. Se propone animar a los empresarios, constituir unidades productivas mediante el formato de franquicia, porque estamos convencidos que la modalidad va a cubrir, unas serie de deficiencias que presentan los empresarios actuales y que serán mencionadas en próximos artículos. Igualmente, como parte de la propuesta, se presentan las particularidades del desarrollo local como herramienta para promoción de empresas, ya que implica un amplio conjunto de actuaciones conjuntas, tanto públicas como privadas, en diversos tipos de actividades y de variados alcances, dirigidos a dinamizar la economía, las actividades de generación de riqueza, y del desarrollo empresarial en la esfera territorial específica, generalmente asociada al ámbito territorial de los gobiernos locales. Estas actuaciones suelen promover una actitud social para combatir el desempleo, impulsando la cultura emprendedora e incursionar en nuevas alternativas empresariales comprobadas, acompañadas por un programa de capacitación en función de elevar la productividad y competitividad de esas empresas locales.

Desde esta perspectiva DEL:

o Debe ser parte fundamentalmente de todo plan de desarrollo integral de la localidad.
o Debe ser concertado entre los actores locales involucrados en el sector franquicias.
o Se refiere a un proceso de acumulación de capitales locales, tanto tangibles como intangibles.
o Debe promover la generación de riqueza, la expansión democrática de la misma y la promoción de empleo y combatir la pobreza de sus poblados.
o Debe estimular la consolidación de empresas bajo el formato de franquicia

En cuanto a los actores locales podemos considerar dentro de las dimensiones señaladas los siguientes:

DIMENSIONES ACTORES
Económica o Las empresas a nivel micro, pequeña o mediana

Sociocultural o Centro de formación y/o capacitación.

o La sociedad civil

Política-económica o Los gobiernos locales.

o Gobierno central

Consideramos necesario presentar algunos requisitos de actuación para impulsar el desarrollo local bajo la modalidad de empresas en redes (Franquicias):

o El territorio en referencia en función de necesidades y potencialidades.
o Contar con un liderazgo local que genere credibilidad y confianza.
o Contar con proyectos e iniciativas empresariales.
o Monitoreo de identificación de puntos débiles y fuertes del territorio.
o Asegurar fuentes de financiación (público o privado).

Entre algunos aportes de experiencias estudiadas, en cuanto a políticas de promoción de empresas tenemos:

o La necesidad de desarrollar apoyos de carácter macroeconómico.
o Las exigencias de políticas de promoción empresarial que responsan a flancos vulnerables de la MiPyME.
o Los apoyos financieros de carácter transitorio.
o La imposibilidad de atender la heterogeneidad de situaciones. No funciona igual para todas.
o Rendimientos atractivos, estabilidad del mercado y reglas claras.
o Política macroeconómica sana y de políticas laborales coherentes.

Recomendamos una estructura organizativa para la conformación del Agente de Fomento para la cración de franquicias, que debe estar formada por el Gobierno local, las Universidades, Asociaciones de Empresarios, el Gobierno nacional y la Sociedad Civil.

Gobierno Local: Este actor deberá tomar la iniciativa en las actuaciones; pondrá a la disposición del proyecto recursos, tanto tangibles con intangibles; establecerá normas que contribuyan a facilitar el programa; establecerá facilidades financieras, acceso a infraestructuras físicas, etc. Así como remover el exceso de control administrativo de trámites, regulación y burocracia, que es uno de los factores que obstaculizan las oportunidades de negocios.

Universidades: La universidad deberá apoyar los proyectos empresariales específicos, en especial en sus pasos iniciales, incluyendo el asesoramiento y obtención de información, el apoyo al grupo promotor en la elaboración del proyecto de franquicias, así como su seguimiento y control.

Asociaciones de empresarios: Las asociaciones de empresarios, y los empresarios que las integran, se sienten partícipes de una sociedad determinada, tienen ciertos conocimientos de unos y de otros, conviven socialmente, mantienen una estructura organizativa social, muchas veces dentro del ámbito informal, que favorece los contactos entre personas, se preocupan los unos de los otros y existen un conjunto de problemas comunes, únicos, muy concretos y perfectamente identificados por esa comunidad.

Otros actores: Gobierno central: El gobierno nacional adopta las normas en cuyo contexto funcionan los gobiernos locales. Por lo tanto, el Gobierno local si tiene cierto grado de descentralización puede promover la estabilidad política y el desarrollo económico, siempre que se coordinen cuidadosamente las transferencias de recursos y se definan con claridad las relaciones entre los distintos niveles de gobierno.

La Sociedad Civil: Para realizar proyectos donde esté incluida la sociedad, se debe partir de algunos supuestos que nos orientan hacia la valoración de las capacidades, potencialidades y conocimiento de las comunidades, haciendo énfasis en la persona como punto de partida, en la necesidad de reconocer el liderazgo existente, fortalecer la noción de comunidad y el rol del agente externo en los término del más claro respeto por la diversidad de tendencias políticas, condiciones sociales, económicas y culturales.

Dirección-E: [email protected]

Para emprender un plan de Desarrollo Económico Local (DEL) a través de la creación de empresas bajo redes como el que proponemos, debe partir de una adecuada formulación del proyecto de creación de franquicias, siguiendo los siguientes pasos (En próximos Artículos describiremos cada uno de ellos).

FASES DEL PROYECTO DE CREACIÓN DE FRANQUICIAS

A %d blogueros les gusta esto: