La libertad de viajar y la movilidad global se enfrentarán a un futuro incierto

Con los viajes globales casi paralizados, los últimos resultados del Henley Passport Index (Índice de Pasaportes Henley) ofrecen una visión inquietante de los estragos indiscriminados causados por la pandemia del COVID-19. Desde su creación en el año 2006, el índice ha brindado una valiosa clasificación anual sobre la solidez mundial de los pasaportes. La libertad de viajar ha aumentado drásticamente a lo largo del período: en 2006, en promedio, un ciudadano podía viajar a 58 destinos sin visa de la nación anfitriona. Catorce años después, esta cantidad casi se ha duplicado hasta llegar a 107. La primera clasificación de la nueva década publicada en enero de este año confirmó de manera concluyente que, en general y a nivel mundial, las personas son las más móviles de la historia de la humanidad. Encabeza la lista Japón: quienes tienen pasaporte de ese país acceden a 191 destinos sin necesidad de visa adelantada. Tres meses después, el panorama es totalmente diferente.

El pasaporte de Japón sigue ocupando el primer lugar, pero la realidad es que las actuales estrictas restricciones de viajar significan que los viajes no esenciales para los ciudadanos japoneses están muy reducidos. Esto ocurre con casi todos los países, por supuesto, dado que, día a día, se implementan más prohibiciones para viajar, y los gobiernos de todo el mundo imponen regulaciones cada vez más estrictas para la cuarentena del coronavirus.

Con 3.500 millones de personas, casi la mitad de la población mundial, actualmente en confinamiento voluntario u obligatorio, los últimos resultados del índice, que se basa en datos exclusivos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (International Air Transport Association, IATA) plantean preguntas desafiantes sobre qué significa realmente la libertad de viajar y la movilidad global, tanto en este momento como en un futuro absolutamente incierto después de la pandemia.

El Dr. Christian H. Kaelin, presidente de Henley & Partners e inventor del concepto de índice de pasaporte, señala que, en una emergencia sanitaria mundial sin precedentes como esta, la fuerza relativa del pasaporte se vuelve temporalmente insignificante. «Un ciudadano suizo puede, en teoría, viajar a 185 destinos de todo el mundo sin necesidad de un visado por adelantado, pero las últimas semanas han hecho evidente que la libertad de viajar está supeditada a factores que pueden estar completamente fuera de nuestro control. Esto es algo con lo que están bien familiarizados los ciudadanos de países con pasaportes débiles en los lugares inferiores del índice».

El Dr. Parag Khanna, autor de best-sellers y fundador y socio director de FutureMap, dice que el efecto combinado de la pandemia del COVID-19 sobre la salud pública, la economía global y el comportamiento social podría provocar cambios mucho más profundos en nuestra geografía humana. «Esto puede parecer irónico ahora, pero a medida que se levante la cortina, las personas buscarán mudarse de las «zonas rojas» mal gobernadas y mal preparadas a las «zonas verdes» o lugares con mejor atención médica.

Alternativamente, la gente puede elegir trasladarse a lugares donde la cuarentena involuntaria, si volviera a ser necesaria, sea menos tortuosa. En EE. UU., la migración nacional e internacional estaban aumentando antes de la pandemia, las personas de la generación X y los mileniales se mudaban a ciudades más baratas de segundo nivel en el Cinturón del Sol, o en el extranjero a América Latina y Asia en busca de una vida accesible.

Una vez que se levanten las cuarentenas y los precios de las aerolíneas lleguen a los puntos más bajos, veremos a más personas de todo el mundo juntar sus pertenencias para comprar pasajes de ida a países lo suficientemente accesibles como para empezar de cero».

Esto se apoya en la investigación y el análisis emergentes encargados por Henley & Partners, lo que sugiere que el enfoque sin precedentes y abrumador sobre la seguridad de la salud y la preparación para la pandemia puede cambiar la cara de la movilidad mundial para siempre.

Uğur Altundal y Ömer Zarpli, investigadores de ciencias políticas de la Universidad de Siracusa y de la Universidad de Pittsburgh, respectivamente, advierten que «la calidad y el nivel de seguridad de la salud de un país podrían ser una consideración significativa para las exenciones de visado en el futuro».

Con respecto al crecimiento cada vez mayor de la industria de inversión en migraciones, dice el Dr. Juerg Steffen, CEO de Henley & Partners: «Creemos que en el entorno post-COVID-19, la migración de inversiones tendrá una importancia drásticamente mayor tanto para inversores particulares como para Estados soberanos. Adquirir una residencia o ciudadanía alternativa actuará como protección contra la importante volatilidad macroeconómica que se predice, y creará todavía más valor soberano y social en todo el mundo».

LONDRES, 7 de abril de 2020 /PRNewswire/ —

Paddy Blewer

Directora de Grupo de RR. PP.

[email protected]

FUENTE Henley & Partners

Imagen de Rudy and Peter Skitterians en Pixabay 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: