La realidad de una ciencia

Cada ser humano posee características propias y definidas…Cada quién asume, al nacer, un perfil único e indivisible y de esa manera enfrenta sus propias circunstancias y su destino. Cada persona lucha, a su manera, y defiende sus motivaciones.
Somos únicos e irrepetibles pero… ¿Qué hace la diferencia…? ¿ La educación, la formación o la naturaleza propia de cada ser …?¿ Tiene la Astrología un papel preponderante en el carácter de cada uno de nosotros..? ¿ Es modificable nuestra conducta o nacemos con raíces definidas…?

Para eso responderé a una pregunta básica y fundamental: ¿cuál es la misión de la astrología..? La de permitirnos conocer nuestras herramientas, nuestro cuerpo, psiquis, posibilidades y limitaciones. Encontrar el camino y nuestra posición en el Universo. También nos permite conocer mejor a nuestros semejantes, ayudándonos así, a convivir con ellos en armonía. No olvidemos que conocer es comprender y comprender es perdonar.

La astrología es la puerta por donde podemos echar un vistazo al Taller Divino y donde trabaja incansablemente la Eterna Computadora Celeste: El Sistema Solas. Cada efecto planetario se combina constantemente con otro; cada planeta nos transmite una frecuencia determinada, jugando así, un papel fundamental en nuestro momento de nacer.

No obstante, existe un casi total desconocimiento de la realidad astrológica.
Ésta se desarrolla sobre la base de estadísticas y cálculos, siempre siguiendo el camino de una utilidad práctica y en forma de orientación y prevención.

Hemos chocado contra los convencionalismos…pero.., ¿Cuál ciencia no ha pasado por lo mismo..? ¿Cuántos médicos, químicos y biólogos fueron quemados en las hogueras en el Medioevo…?

Un astrólogo no es un brujo de sapos disecados; no receta “cariaquito morado” con una lechuza en el hombro…Tampoco sale en televisión diciendo que, todos los Tauro tendrán dolor de barriga y todos los Géminis tienen doble personalidad.
Un astrólogo es un investigador que utiliza la matemática, se apoya en los cálculos, conoce de coordenadas , investiga medicina , psicología y, además, algo muy importante: Cree en Dios. ¿ Porque….?
Solamente ese Dios Universal ubicaría al ser humano como parte del Sistema Solar y, por lo tanto, de su Creación.

¿Quién otro podría haber hecho un Universo tan perfecto…?

Bases razonables: cada persona nace bajo un signo; sin embargo, hasta hermanos pueden nacer bajo ese mismo signo y ser diferentes. Si soy Virgo, puedo encontrar personas Virgo educadoras, doctoras, empleadas domésticas o de fábricas, ingenieras, prostitutas, arquitectas, profesoras universitarias, comerciantes, abogadas, campesinas o amas de casa .
El verdadero “misterio”consiste que, en el mundo, no existen dos personas iguales. Las hay parecidas; quizás, los ojos o la mirada, el perfil o un gesto; pero exactamente igual, no las hay. Ni siquiera los gemelos, ya que ellos tiene sus huellas digitales diferentes.

Por eso, al hacer un estudio de Astrología, lo primero que investigo, es el lugar de nacimiento: ¿Naciste en Caracas?. Bien, es a 10º35’ de Latitud Norte y 66º56’ de Longitud Oeste y a Hs. 4:28’ del meridiano de Greenwich.

Una vez encontramos las coordenadas exactas, movemos el Sistema Solar desde Greenwich hasta Caracas, para determinar qué posición, qué constelación ascendía sobre Caracas, a la hora que nació la criatura que estudio. Si alguien nace en Valencia o Maracaibo, las distancias son obviamente diferentes.

Durante 9 meses, o a veces 7, el bebé se va formando en el vientre materno. Ese período de tiempo, astrológicamente, no lo tomo en cuenta, porque, si bien la criatura ya tiene vida, no es una vida propia. El pequeño feto lleva una vida de dependencia, como un parásito materno que crecerá y consumirá de su madre, sales, minerales y vitaminas. Luego se produce el milagro; ese momento de nacer es mágico…Allí, al tener la criatura el primer contacto con el universo, empieza a escribir su propia historia.
¿Cómo estaba ese universo sobre ese punto del planeta? ¿Qué constelación había? ,¿Cuál fuerza existía que influenció para que ese bebé fuera único y diferente a los demás?

El universo posee energías tan poderosas, que una pequeña luna está capacitada para producir mareas en el mar (lo estudiamos en bachillerato). Una se detiene frente al mar y se siente sobrecogida por su inmensidad y poderío. Y no pensamos que la luna tiene una energía tan inmensa que lo sube y lo baja. ¿Qué efecto tendrá entonces sobre el ser humano? ¿Sobre un bebé recién nacido, con su 90% de líquido en el pequeño cuerpecito?

Según ese movimiento planetario, le da al niño otro u otros signos que se llaman ascendentes. El ascendente lo marca la posición de las diferentes constelaciones (son las agrupaciones de estrellas) que ascendían en el espacio sobre el lugar y la hora de nacer el bebé.
El o los ascendentes, modifican el carácter de la persona, dándole características personales y únicas. Los podemos ver claramente cuando observamos nuestro Mapa Astral.

¿Qué es un mapa astral? Es una foto del espacio sacada en el momento exacto de nacer. Es detener el tiempo en el instante que cortan el cordón umbilical y el bebé respira por primera vez. Es determinar, con precisión, el lugar donde se encontraban todos y cada uno de los planetas del Sistema Solar.

Al revelar esa foto vemos ese círculo, aparentemente misterioso, llamado Mapa Astral. El Punto Central o Eje, es el planeta Tierra con las coordenadas del lugar de nacimiento. Las doce líneas que convergen, cual rueda de carro, marcan la posición donde estaban ubicadas las constelaciones, formando Sectores, como una pizza trozada en 12 piezas. Cada una de ellas se llaman Casas y marcan los diferentes aspectos de la vida: casa 1; la personalidad 2; las finanzas 3; los parientes 4; el hogar 5; los hijos o lo que nace de nuestra creatividad 6; vocación y destino 7; las uniones o desuniones de pareja o socios 8; herencias y patrimonios 9; la evolución o los viajes al extranjero 10; el éxito 11; el medio ambiente 12 y las enfermedades (Esto es sintetizando).

La posición de los planetas, al nacer, tienen también una responsabilidad: SOL, la vida y lo masculino ( padre, hermanos, amigos). LUNA, lo femenino (madre, hermanas, hijas, ovarios, útero, maternidad, hogar). MERCURIO, capacidad intelectual, estudio, trabajo. VENUS, amor, arte y belleza. MARTE, lo que sucede inesperadamente, buenas o malas noticias, los impulsos. JÚPITER, evolución, la justicia, los placeres, viajes de todo tipo. SATURNO, el rector, el encargado de obligarnos a madurar y enseñar. URANO, cambios de 180º en la vida, positivos y negativos. NEPTUNO, imaginación, psiquis, ilusiones, presentimientos. PLUTÓN, el Ave Fénix, nos destruye o nos levanta.

La posición de estos planetas en el mapa están marcados con un punto en el interior. Son los Puntos Sensibles de cada ser humano. En este momento en que tu lees estas explicaciones, los planetas están caminando en el espacio…y en esa, tu vida, cada vez que cualquiera de esos astros toquen tus Puntos Sensibles, marcarán tus acontecimientos personales y, por lo tanto, tu porvenir.

Algo muy importante: Para volver a sacar una foto, exactamente igual a la que sacaron cuando tu naciste, y pueda nacer un bebé exactamente igual a ti, deberán pasar 3.500 años.

Somos únicos e irrepetibles…!

A %d blogueros les gusta esto: