Las consecuencias de los pecados de omisión

Aquellos que habiendo vendido algún bien que poseían, aquellos que habiendo recibido sus utilidades o, por vía de cualquier otra transacción o esfuerzo realizado y que tuviesen depositado sus ahorros en los bancos intervenidos, solo podran recuperar un equivalente de 10.000 bolivares fuertes; lo que significa, que perdieron sus reales, se los pillaron unos sinverguenzas de cuello blanco, que no tienen paz con la miseria.

A decir de los especialistas en finanzas, lo ocurrido es el resultado de un modo de actuar que no hubiera sido posible sin la complicidad de instituciones gubernamentales y los administradores de la banca que miraban para otro lado.

Claro. Esta nueva crisis pone sobre la mesa los valores morales sobre los que está montada nuestra sociedad. Los ciudadanos tienen que saber que el manejo de las finanzas se ha convertido en un sistema de corrupción global con la complicidad de gobiernos e instituciones.

Como decíamos al principio, como si fuera poco a lo que hemos estado viviendo y que se puede observar al analizar las cifras emitidas por el BCV en relación a los resultados de lo que ha transcurrido este año.

Se estima que la caida del PIB, será de más del 2% este año y aunado a eso se observa: i) una disminución de la demanda y consecuencialmente en las ventas; ii) disminución de la actividad productiva alentada por la conflictividad laboral, aspecto que influye en las oportunidades de empleo; iii) congelación de las relaciones con Colombia que agrava el problema de la disponibilidad de los bienes de consumo y materia prima importada desde ese país, y por supuesto, alienta la inflación; iv) escasos recursos para utilizarlos en inversión por lo que cabría esperar poco crecimiento para el próximo año; v) acoso a la propiedad privada y desestimulo a los emprendedores; vi) la llamada recuperación de las tierras productivas del sector agricola por parte del gobierno para ponerlas en manos de las comunidades que no tienen ni los recursos, ni la experiencia para sacar adelante este importante sector de nuestra economía y; vii) la crisis de los servicios de electricidad, agua, inseguridad y otros.

No obstante, solo pareciera importar el aspecto politico-ideológico sin detallar que el país se nos cae a pedazos, a pesar de que hemos recibido la ingente cantidad de recursos que ya otros paises desearian tener para encaminarse a un mejoramiento de calidad de vida de su población.

En fin, como cabría esperar las expectativas del país para el próximo año definitivamente no están claras, pero aún peor, no son alentadoras. No pasa un día que no suceda algo que nos haga pensar que los problemas se nos estan acentuando.

Continuar haciendonos los locos y creer que de manera individual no seremos afectados, es ser iluso, no podemos seguir pecando por omisión. Salir a la calle, votar a los partidos que defienden otras ideas distintas a las del gobierno, poner su dinero en los llamados bancos éticos, no en los especulativos y actuar con responsabilidad social; puede lograrse por vías pacíficas y democráticas, pero diciendo que no con contundencia al camino irregular e incierto que llevamos.

Del comportamiento individual de nosotros dependerá que aclaremos el panorama del 2010.

A %d blogueros les gusta esto: