Los efectos de la música de Mozart

Wolfgang Amadeus Mozart, nació en Salzburg, Austria, el 27 de enero de 1756. Murió en Viena, el 5 de diciembre de 1791. Desafortunadamente en nuestro entorno no se difunde mucho la música clásica, lo que es lamentable, porque ha evitado que la generación del presente, y aún la de relevo, ignoren el alcance, repercusiones que nos lega la obra de los grandes maestros. En esta oportunidad nos adentraremos en la música del extraordinario genio de Amadeus Mozart.

Si usted ha escuchado su música, sabrá como lo destaca Ariel Dorfman, que a través de sus obras provoca en algunas personas una influencia determinante en su conducta. Tal es el caso que sucedió en un retirado pasaje del continente africano, a unos misioneros que iban en misión de evangelizar. Se señala que los nativos actuaron ferozmente resueltos a defender sus territorios. Sin embargo, uno de los misioneros, se le ocurrió la idea de hacer uso de un casette donde había música de Mozart y hacérselo oír. Entonces sucedió lo inesperado, el ánimo de los exaltados se apagó, pudiendo los hombres blancos, los misioneros, realizar su tarea. Todo parece indicar, comenta Dorfman, que en ese rincón de África, Mozart se convirtió en una especie de Tarzán musical, un furtivo auxiliador de quienes tratan de subordinar a indefensos pueblos nativos.

También la música de Wolfgang Amadeus Mozart, ha tenido efecto significativos; por ejemplo en los nenes, como efecto tranquilizador, aduciendo los médicos que es debido a que el ritmo subterráneo de la música, vale decir sus compases, estructurado con ciertas armonía que generan cierto tipo de vibraciones, se aproxima a los latidos del corazón de la madre y es justamente ese sonido constante y envolvente que el pequeño reconoce como consustancial a su existencia. Estos experimentos con música de Mozart se han venido realizando también en la selva del Amazonas con otros misioneros, dando resultados aceptables. Tal hecho nos incita a preguntar ¿Cuál es la razón de este efecto?¿ Es que hay algo misterioso en la música de Mozart? ¿Será que el ritmo de su melodía, producto de determinadas ondas, inciden en el cerebro lográndose tal estadio? Todavía no hay respuestas serias al respecto; no obstante, el hecho está ahí manifiesto, comprobándose aùn en los centros de meditación.

Actualmente Don Campbell en su libro “El Efecto Mozart”, señala que algunos tonos y ritmos ayudan a fortalecer la mente, a vivificar la creatividad, a activar emociones y a sanar el cuerpo. “El Efecto Mozart” es un relato de cómo médicos, “chamanes” y profesionales de la salud utilizan la música, los sonidos y la voz para tratar diversas enfermedades; así como una guía para autoayudarse a descubrir cómo los sonidos colaboran en el bienestar de uno.

A %d blogueros les gusta esto: