Muévete paso a paso

Si te aburre caminar sola, aprovecha a pasear al perro

Caminar es un ejercicio excelente si se hace bien, pues es de intensidad moderada y accesible a casi todas las personas, cualquiera sea su condición física inicial. Se puede introducir en la vida cotidiana sin alterar las costumbres ni hábitos. De acuerdo a la mayoría de los estudios realizados sobre los beneficios de esta actividad, practicarla durante 30 minutos por día se traducen en mejoras cardiovasculares en cuanto a una menor frecuencia de infartos de miocardio, diabetes del adulto, accidentes cerebrovasculares e hipertensión arterial. Asimismo, este tipo de actividad física moderada ha mostrado ser importante para evitar la osteoporosis y la artritis. También tiene efectos sobre el peso y los lípidos, aunque más modestos.

Uno de los aspectos más importantes de llevar a cabo en una caminata, es que es buena para la mente puesto que hay cierta evidencia de que el ejercicio moderado ayudaría en la depresión y en ciertos estados de ansiedad.

La técnica

Aunque no lo creas, caminar no es simplemente calzarse un par de tenis y salir por la calle a andar; es una cuestión de técnica. El ritmo de esta actividad puede variar en intensidad. En este caso y para que sea efectivo, el ritmo deberá ser rápido con paso firme y regular, y que a la vez se pueda hablar sin que se corten las palabras.

Según un estudio realizado por la Clínica y Maternidad Suizo Argentina, el 85 % de la gente entre 15 y 69 años camina por lo menos 10 minutos seguidos al menos una vez por semana. Este tiempo es el mínimo necesario para obtener verdaderos efectos saludables. Si eres novata en esta actividad, como objetivo inicial se recomienda realizar 3 períodos de 10 minutos al día, aunque conviene saber que la mayoría de los estudios que mostraron beneficios fueron hechos con 30 minutos seguidos. No hay que olvidar hacer ejercicios de estiramiento en forma periódica.

A lo largo de unas pocas semanas, se empiezan a mejorar los aspectos circulatorios y reducir la resistencia a la insulina, a la vez que mejoran la tonicidad. En tanto, para bajar de peso o mejorar el perfil de los lípidos, se requieren algunos meses.

Lo infaltable

Ropa cómoda, calzado deportivo y una botellita de agua o de bebidas isotónicas (Gatorade, Propel, Powerade, etc.) son los elementos indispensables para hacer de tu caminata un éxito. Conviene beber líquido durante esta actividad, esto depende del tiempo dedicado a esta y de las condiciones climáticas. En líneas generales hasta 30 minutos se podrían hacer sin necesidad de ingerir agua, salvo que se practique en clima cálido y en horas de calor intenso.

Un ejercicio para todas las edades

En principio no hay restricciones para ancianos ni enfermos, de hecho los cardiólogos recomiendan caminar a los pacientes coronarios o que hayan tenido by-pass. La única salvedad es que en los ancianos hay que evaluar el balance, equilibro y si existen impedimentos de tipo ortopédico. En cuanto a los que tienen diabetes, enfermedades cardíacas o pulmonares, deberían visitar al médico antes de iniciar un programa de caminatas.

Tenlo en cuenta

Se debe tener precaución ante la presencia de lesiones agudas en miembros inferiores y ciertos problemas ortopédicos como artrosis de rodilla o hernia de disco lumbar, y algunas personas que tienen pie diabético. Hasta que esos problemas no se solucionen podría ser mejor cambiar a otro tipo de ejercicio.

Sitio Web: www.grupoq.com.ar

Asesor Médico: Dr. Guillermo Díaz Colodrero, Jefe del Servicio de Internación de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina, especialista en Medicina del Deporte.

Fuente: http://estilodevida.latam.msn.com/articulo_grupoq.aspx?cp-documentid=23195905

A %d blogueros les gusta esto: