Para aumentar tus perspectivas profesionales, pide ayuda, no tengas miedo.

Para mejorar su desempeño y perspectivas profesionales, las personas pueden valerse de varias acciones, tales como: i) obteniendo un título universitario o quizás uno más de los ya obtenidos; ii) obteniendo certificaciones o licencias emanadas de la industria y; iii) además, pueden construir una red, escribir un e-books, participar en webinarios, charlas y otras. No obstante, para lograr la mejoría profesional, muchas de esas acciones requieren de bastante dinero, tiempo y esfuerzo para lograrlas.

Por tanto, si desea mover la aguja y lograr el éxito profesional como dice Terina Allen*, hay una pequeña acción que ella recomienda tomar tan pronto como le sea posible, independientemente de todo lo que pueda hacer para incrementar sus perspectivas profesionales. Ya que esa pequeña acción a menudo produce resultados profesionales más rápidos y satisfactorios.

Pedir ayuda produce beneficios

Una buena estrategia personal consiste en entender que pedir ayuda con más frecuencia aumentará significativamente sus perspectivas profesionales. Muchos de nosotros, no en pocas ocasiones vemos de manera errónea comportamientos que en realidad son fortalezas como debilidades. ¨Pedir ayuda es uno de esos comportamientos¨, pedir ayuda es una de las mejoras acciones que se pueden solicitar para mostrar la fortaleza del liderazgo. Es más, cuando la solicitas, se te ve como como una persona con mayor nivel de confianza y fortaleza. Por tanto, esa acción aumenta sus perspectivas profesionales mucho más que actuar como si estuviera por encima de todo.

Cuando usted acude a sus colegas, miembros del equipo, personal o supervisor para obtener orientación y ayuda, en realidad obtiene más respeto y confianza porque ellos comienzan a darse cuenta de que realmente valora sus contribuciones y aprecia su experticia y experiencia de una manera real.

Uno de los mayores beneficios de pedir ayuda a otros es que creas oportunidades para que brillen los que te rodean. Incluso cuando usted es el líder del equipo, supervisor o ejecutivo, pedir ayuda a otros le permite demostrar las habilidades de liderazgo transformacional que los empleados y colegas realmente aprecian.

Los líderes transformacionales piden ayuda todo el tiempo. Piden ayuda cuando realmente la necesitan, y piden ayuda incluso cuando no lo necesitan porque entienden que al hacerlo crean oportunidades para que los empleados flexionen sus músculos intelectuales. Cuando pides ayuda a otros, ayudas a desarrollar las habilidades de innovación y pensamiento estratégico de quienes te rodean.

Pedir ayuda es una técnica que utilizan los líderes efectivos cuando realmente necesitan la ayuda e incluso cuando no lo hacen porque saben que al hacerlo envían el mensaje de que no es necesario ser la persona más inteligente en la sala. El liderazgo, especialmente el liderazgo transformacional, trata de elevar e inspirar a otros a convertirse en su mejor yo y crear entornos para que hagan su mejor trabajo.

¨No pedir ayuda perjudica sus perspectivas profesionales¨

En lugar de contribuir a las perspectivas de su carrera, negarse a pedir ayuda en realidad podría dañarlo porque, contrariamente a la creencia popular, actuar como si estuviera por encima de los demás o que lo tiene todo junto sirve para resaltar sus debilidades. Cuando se resiste a pedir ayuda, podrías terminar poniendo de relieve sus inseguridades o creando una situación en la que otros empiecen a verlo como enmascarando un complejo de inferioridad.

No pedir ayuda perjudica su carrera de otras maneras también. Cuando evita pedir ayuda con demasiada frecuencia, limitas el potencial de aquellos a quienes lideras para convertirse en mejores líderes. Como tal, crea un escenario en el que aquellos que se supone que debe liderar comienzan a verlo como un fracaso de liderazgo. Demasiadas personas consideran que pedir ayuda es una debilidad.

Algunas razones erróneas por las cuales muchos no piden ayuda.

Te resistes a pedir ayuda porque estás convencido de que hacerlo te hace ver débil.

No pides ayuda porque crees que se supone que debes saber las respuestas y temes parecer incompetente.

Te niegas a pedir ayuda porque cuando eres el jefe, no quieres ir a mostrarle a la gente que necesitas ayuda para cumplir con los aspectos críticos de tu rol.

Pero aquí está el trato. En lugar de hacerte parecer débil, pedir ayuda en realidad muestra fuerza, confianza y coraje. Cuando te comunicas con los demás, expresas tu disposición a aprender y estás reconociendo que no eres mental o intelectualmente superior. También crea una oportunidad para desarrollar otra al dejar que él / ella haga algo por usted e intente resolver el problema con usted. Cuando pides ayuda, los miembros de tu equipo comienzan a valorarte como líder y comienzan a confiar más en tus instintos.

Para la redacción de este articulo se recurrió a la ayuda de *Terina Allen quien es colaboradora de la revista Forbes. Es especialista en temas de avance profesional y desarrollo de liderazgo transformacional.

[email protected]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: