Planificar o No planificar.

Los  fieles  creyentes  se  horrorizan  al  pensar  que  sin  planificación  no  habrá  resultados  y  los  más desprevenidos piensan que la planificación es un exceso de horas invertidas que al final no revisten resultados. Pues bien, cada uno de nosotros tendrá en sus vidas y experiencia un poco de ambos casos. Porque  de  eso  se  trata  la  vida,  de  un  constante  cambio  de  escenarios  y  situaciones  que modifican las estrategias y por ende los planes.

Sin embargo, debemos aceptar que las grandes empresas lo son porque tienen grandes resultados y  esos  resultados  pocas  veces  surgen  de  la  nada,  las  organizaciones  trazan  un  camino  para  su crecimiento  y  resultados  que  van  acompañados  por  supuesto  de  la  motivación  y  enfoque  de la organización y fundamentalmente de sus miembros. Es allí donde la planificación estratégica juega un rol importante. A fin de cuentas, todo lo que hacemos es susceptible de la planificación y aun en términos cortos de tiempo e inmediatez planificamos las acciones y decisiones que tomamos.

Una planificación estratégica solida es una característica de las compañías visionarias, este tipo de empresas logran no sólo desafiar el paso del tiempo, sino que se enfocan en la organización en sí misma en lugar de atarse a líderes o productos. De donde se supone evidente el hecho de que el éxito de estas compañías visionarias yace sobre una cultura fundamental inamovible, pero que da cabida  a  la  innovación  y  al  cambio,  propiciando  un  progreso  constante  en  el  que  surgen  nuevos productos y servicios, que vayan de la mano con los valores fundamentales de la empresa.

En nuestra región muchos analistas coinciden que uno de los males recurrentes en el desempeño de  nuestros  países  está  directamente  relacionado  con  la  falta  de  planificación;  sin  embargo,  en contraste nos encontramos frecuentemente con empresarios que desmeritan la planificación como método e indican que su éxito está asociado a la intuición y comprensión de las circunstancias y que tanto esfuerzo  no  reviste  necesariamente  en  el  éxito  de  sus  organizaciones. Generalmente estos empresarios o líderes de instituciones son parte de organizaciones de mediano o pequeño tamaño que aspiran más al crecimiento de sus capitales que de sus organizaciones  de forma integral y en buena medida si bien sus cuentas crecen no necesariamente lo hacen sus organizaciones y van de un negocio a otro probando suerte; siendo objetivos en muchas ocasiones de forma individual tienen resultados pero esto al calor de innumerables fracasos y riesgos permanentes en su andar.

Ahora bien, las  grandes  organizaciones  también  viven  sobre  un  mar  de  riesgos  y  fracasos  en  su andar, pero con un enfoque definido y una planificación sostenida, la probabilidad de éxito se incrementa, al menos eso dicen numerosos estudios al respecto,  si no fuese  así, entonces  para que invierten tantos  recursos  económicos,  humanos  y  tiempo  las  grandes organizaciones  en  estudiar su desempeño y planificar estrategias y próximos pasos de cara al futuro?

En fin, planificar es un acto instintivo, aunque no lo crea, vean como una manada de leonas prepara su cacería en búsqueda de un objetivo ulterior, alimentar a su manada, su planificación es de corto plazo y funciona por instinto animal, pero al momento de estar frente a su presa preparan el ataque con cuidado de no perder su objetivo, esto implica, identificar el momento para iniciar la búsqueda, realizar  la  búsqueda,  seleccionar  la  presa,  rodearla,  hacerlo  con  sigilo  para  no  alertar  sobre  su presencia, observar sus posibilidades de éxito, distribuir el ataque entre las atacantes de la manada y finalmente ejecutar la acción de ataque según lo planificado.

El  asunto está en  hacerlo  un acto consciente  y prepararse para diversos escenarios bien de una manera  formal,  tomando  en  cuenta  cada  detalle  y  aprovechando  los  recursos  disponibles  de  su organización;  o  bien  a  través  de  una  visualización  de  escenarios  inmediatos  en  un  ambiente susceptible de cambios constantes muy impregnado de la realidad del entorno inmediato.

 

Fuente: Elgurux.com

Luis Daniel Douaihi
Especialista en Gerencia de Ciencia y Tecnología

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: