RENNY 

“Todo trabajo que enaltece la humanidad tiene dignidad  e importancia y debe emprenderse con excelencia esmerada”

MARTIN LUTHER KING

Esas 5 letras que dan título a este escrito, son ya una marca patentada en el alma de los venezolanos que tuvimos el privilegio de ver los programas de televisión, desarrollados por  este gran hombre de medios.

Renny Ottolina, casi cuarenta años después de su desaparición física, sigue gozando de una merecidísima fama, una que supo labrarse a punta de excelencia tanto en el área de producción como animando dos espacios emblemáticos: “El Show de Renny” y “Renny presenta”.

Era un personaje que se nutría con sus viajes a Europa y EEUU con los avances de la industria audiovisual, para luego volcarlo con calidad y en dosis generosas a los televidentes. Siempre tuvo como norte elevar la calidad de las producciones, darle al espectador “aquello que no sabía que necesitaba”. He allí su gran secreto: colocar en imágenes, tanto en estudio, como en nuestros grandiosos exteriores, una altísima porción de buen gusto y entretenimiento.

Los más “contemporáneos” recordamos su célebre cuento de navidad, “El angelito más pequeño”, que fue un desbordado (considerando la época) y exquisito presente para sus cientos de miles de consecuentes seguidores.  Un regalo que se iba desplegando conforme avanzan los minutos.

Hay una anécdota que cuenta Gilberto Correa, que ejemplifica muy bien esta dimensión relevante que ocupa Renny en nuestro ideario colectivo. En una recepción Renny se le acercó a Gilberto y le pregunto si quería consejos para ser el número 1, a lo que Gilberto le respondió: “No, Renny. Sólo existe un número 1”.

Sólo aquellos que siembran con buena esencia, talento y dedicación sin límites, tienen el inmenso gozo de ser recordados con deleite y admiración.  Renny pertenece a esa clase de seres.

Recordar a personajes como Renny Ottolina nos llena de  bríos, de entusiasmo. También nosotros podemos construir espacios de calidad y excelencia que sumados configuren un gran país, próspero, libre  y justo.

@jamedina1