Táchira (Parte II)

Partiendo de San Cristóbal tomamos la carretera Trasandina hasta encontrar el sector El Llanito, lugar donde se venera la imagen del Niño Jesús. Su próxima parada es la población de Cordero, en cuya Plaza Bolívar podremos observar la imponente estatua ecuestre del libertador, réplica de la que se haya en la Plaza de Caracas, fraguada en Alemania. Allí comenzaremos a sentir el majestuoso paisaje de montaña. A tan solo 15 minutos tendremos la posibilidad de visitar el mágico pueblo “La Encantada”, dispuesto a brindarle un rato de humor recordando viejos personajes de la vida tachirense. Regresamos a la carretera Trasandina, que data de la época de Juan Vicente Gómez y construida por los presos políticos del momento. Al margen de la vía encontraremos Mesa de Aura, un parque ideal para pasar un día de campo en familia, donde sentiremos el clima agradable que nos acompañará en todo el recorrido hasta el Páramo El Zumbador, situado a una altura de 2.600 metros sobre el nivel del mar, y parada obligada para degustar de la exquisita comida y bebida típica tachirense. En este sitio se haya la alcabala más antigua entre Bogotá y Caracas. Convergen aquí diferentes rutas que nos conducen a hermosas poblaciones. A pocos instantes está el sector de Los Mirtos, donde los parajes nos invitan a detenernos y observar toda su majestuosidad. A lo largo de este recorrido encontraremos confortables lugares de alojamiento. Más adelante, llegaremos a la población de El Cobre, famoso por sus múltiples cultivos agrícolas, así como la Iglesia de San Bartolomé del Cobre, con su impresionante imagen del Cristo agonizante, el antiguo árbol del pimiento (único en el estado) ubicado en la Plaza Vargas. Cerca está El Parque de Angostura, lugar que sirvió de escenario a la Batalla de Angostura en 1813 durante el enfrentamiento del Libertador con el realista Manuel Correa. Muy cerca de allí, en esta ruta encontramos una bifurcación donde podremos escoger qué poblaciones visitar: Seboruco o La Grita. Si decidimos visitar Seboruco, observaremos la particularidad que caracteriza este pueblo, la iglesia de San Pedro de Seboruco bajo la protección de la Virgen de Santa Rosa de Lima, que tiene tres torres y cinco puertas. Es una iglesia única en su estilo, lo cual influyó en la construcción de sus casas, que cuentan con la misma cantidad de puertas. Si deciden visitar La Grita, cuna del arte y fuente de inspiración de pintores, poetas, escritores y músicos, encontrarán las iglesias del Santo Cristo y la de Los Ángeles, Casa del Balcón (Lugar donde pernoctó el Libertador a su paso por La Grita en la Ruta de la Campaña Admirable en 1813), el Museo de la Humanidad, el Parque Mons. Bosset en el sector Las Porqueras y Pueblo Hondo, población con un clima agradable, dedicado al cultivo de hortalizas de excelente calidad y con paisajes de impresionante belleza.
Al final de este recorrido la vía los conducirá al pueblo típico andino de San Simón, con sus calles empedradas y sus casas con más de dos siglos de construcción, que transmiten una gran paz a quienes lo visitemos.
El estado Táchira es sin duda alguna el, más hermoso del país por sus diversos paísajes y bellísimos parajes…
Y en nuestra próxima edición, los llevaré a recorrer la Ruta de La Frontera y las Aguas Termales…

Dirección-E:[email protected]

A %d blogueros les gusta esto: