“Mientras más elevada es la inflación

y más elevada la tasa de desempleo,

obviamente el país es más miserable”

J. Guerra

El periodista Alex Vallenilla, en su espacio “Análisis de la Noticia”, y bajo el título “Transnacionales en Venezuela a punto de cerrar operaciones”, escribió: “Las pérdidas que acarrean, luego de la devaluación con el Simadi, las obligan a tomar la decisión de seguir, cambiar estrategias, o cerrar”.

 Las grandes compañías transnacionales aún en Venezuela evalúan aislar sus unidades de negocios en el país con el fin de cortar las pérdidas que les afectan en los resultados consolidados de sus balances. También valoran cerrar operaciones definitivamente, luego que las pérdidas se multiplicaran tras la devaluación del Bolívar con la puesta en marcha del Sistema Marginal de Divisas (Simadi).

Comenzando el año y tal como se informó, las empresas extranjeras se vieron obligadas a pasar del dólar de Bs. 6,30 al de Bs. 52 del Sicad II, asumiendo gigantescas pérdidas que impactaron el valor de sus acciones en los mercados en que cotizan. Una vez puesto en funcionamiento, y al no existir ya el Sicad II, las compañías tendrán que hacer un nuevo ajuste a precio del Simadi. Sin embargo, pueden seguir participando en las subastas de divisas del Sicad vigente.

Las gestiones ya se hacen ante la Comisión de Valores del Gobierno Estadounidense; las transnacionales buscan desligar la contabilidad de sus unidades de negocios en el país del resto de sus operaciones, por las serias dificultades que atraviesan estas empresas.

Ford Motor Co. informó que suspendió cualquier inversión adicional en Venezuela para evitar más pérdidas ante la incertidumbre; Pepsi Co. con pérdidas de más de US$ 100 millones en la primera devaluación, advirtió a sus accionistas de nuevas mermas con el Simadi. Kimberly Clark, fabricante de tejidos de pañales, ya había asumido US$ 462 millones en derrotas al pasar a Sicad II. Lo más reciente y contundente son las de Telefónica, matriz de la venezolana Movistar, con más de US$ 3 mil millones en pérdidas por la devaluación. Citigroup, General Motors, DirecTV, Mattel Co., 3M, Procter & Gamble, Tupperware, Colgate-Palmolive, Pfizer, Halliburton, y Merck son las principales afectadas.

La acción de desligar las unidades de negocios de la matriz, puede interpretarse como un paso previo a cerrar las puertas. Sin embargo, existe el precedente de Clorox, empresa que decidió vender su unidad de negocios, luego de parar la producción y terminó expropiada por el Estado. El monto de la suma a punto de perderse es US$ 7,1 millardos.

(*) Artículo publicado en el diario “El Nuevo País” en su edición del miércoles 18.02.15.

Dirección-E: gerenciaenaccionve@gmail.com