Ventas de vehículos en bajada sin frenos

Los conflictos laborales que se presentaron en algunas de las ensambladoras coincidiendo a la vez con las dificultades de las empresas para obtener las divisas necesarias para mantener los niveles de producción de vehículos nacionales, incidieron directamente en la oferta de sus productos altercado, provocando una caída libre de las ventas, que se refleja en las cifras de Cavenez, correspondiente a septiembre último.

Al cierre del tercer trimestre del año la producción nacional de vehículos tenía que ser no menor a 200 mil unidades, pero en las circunstancias que se han dado, las plantas ensambladoras a duras penas pudieron ofertar en septiembre 8 mil 300 vehículos, con lo cual no tuvieron capacidad de responder a las expectativas de la demanda.

A la fecha, precisa Cavenez en el último informe mensual, la industria nacional ha dejado de entregar casi 30 mil vehículos de lo que le correspondía poner a disposición de las empresas vendedoras, lo que pone en evidencia que este año no podrán responder a las metas que se fijó el Gobierno al implementar la nueva política automotriz en enero pasado.

A los serios problemas que tuvieron las ensambladoras sometidas a conflictos laborales, especialmente General Motors Venezolana, la empresa que más produce carros nacionales, se agregó la situación en la entrega de divisas por parte del Gobierno, generando el cuello de botella que afecta a casi todo el aparato productivo nacional.

Fuente: http://www.el-carabobeno.com/industrialdigital/

A %d blogueros les gusta esto: