3D: ¿Será la nueva la revolución tecnológica?

La velocidad de los avances tecnológicos del siglo XXI ha abierto virtualmente todas las fronteras de los medios de entretenimiento y comunicación, dando lugar a lo que se ha convertido en una explosión de la tercera dimensión, desde el cine hasta los libros, pasando por la televisión y las revistas.

Dan Diamond, vicepresidente de NCM Fathom, división de National CineMedia, empresa de medios integrados que llega a los consumidores de Estados Unidos a través del cine, la internet y la tecnología móvil, ha dicho que lo compara con el comienzo de la televisión en colores. ¨Es otro medio que la tecnología hace posible; una transformación a la próxima dimensión del entretenimiento». «Lo que hace 10 años pasó con el ‘boom box’ ahora es un iPod. Para lo que ahora hace falta unos lentes especiales, [para ver material en tercera dimensión], en el futuro pudiera ser un holograma».

Por primera vez en su historia, la Copa Mundial se transmitió en vivo en 3D y con sonido digital en cines de Estados Unidos y otros países. Los partidos de semifinales, el partido por el tercer puesto y la final de la Copa Mundial 2010 de la FIFA, se presentaron en vivo en 3D en 15 cines en Chicago, Dallas, Denver, Houston, Kansas City, Los Angeles, Miami, Nueva York, San Antonio y Seattle.

Recientemente, el centerfold de la edición de junio de Playboy fue publicado en tercera dimensión y la revista incluyó los «espejuelos» que permitieron observar en 3D la escultural figura de Hope Dworaczyk, la «Playmate of the Year» número 51.

La telenovela de Telemundo ¨El fantasma de Elena¨, llegó con imágenes en tercera dimensión. Una fabulosa revista promocional contiene una gran foto de centerfold de los protagonistas y un «mapa de relaciones» entre los diversos personajes de la serie en 3D que se pueden ver, respectivamente, con los clásicos espejuelos de un lente rojo y el otro azul para hacer posible la «visión estereoscópica».

La «ilusión» de mirar imágenes en una película de la misma forma en que vemos con nuestros ojos a nuestro alrededor se ha estado convirtiendo rápidamente en una industria multimillonaria desde el éxito global de la superproducción futurista Avatar (2009). Curiosamente, el concepto de 3D es un «invento» que ha estado en perpetua evolución desde el siglo XIX.

En la década de los años 50 del pasado siglo, existió una suerte de renacimiento cinematográfico en 3D cuando la pantalla grande se enfrentó a la competencia de la televisión. Sin embargo, esa tendencia no cristalizó hasta 60 años después con el avasallador triunfo de Avatar, que despertó el apetito de multitudes de consumidores alrededor del mundo para entretenimiento en tercera dimensión.

Con la velocidad con que avanzan el desarrollo de los programas computarizados, las cámaras especiales, pantallas cinematográficas y sistemas de sonido, en poco tiempo veremos que la tercera dimensión habrá conquistado no sólo Hollywood sino proyectos cinematográficos en América Latina y otros continentes.

Una nueva etapa que toca de cerca ha surgido en el rubro de los dibujos animados. El mexicano Carlos Carrera (El crimen del padre Amaro), tiene en camino a la producción de Ana para ser estrenada en el 2012, mientras el argentino Gustavo Cova (100 años de Carlos Gardel) estrenará este año una coproducción entre Argentina e India titulada Gaturro y una productora en Colombia ha anunciado su propia producción animada en tercera dimensión.

Una variedad de películas en 3D son estrenos populares de este verano. Recientemente, el dibujo animado Despicable Me se colocó en el primer lugar de la taquilla en Estados Unidos y Canadá, recaudando durante sus primeros tres días de exhibición más de $55 millones, tras el éxito de Toy Story 3, How To Train Your Dragon y Alice in Wonderland, producciones en tercera dimensión que también han coronado la box office este año.

Otras que vienen en agosto y septiembre incluyen el musical Step Up 3-D, los dramas de terror Piranha 3-D y Resident Evil: Afterlife, y los dibujos animados Alpha and Omega y Legend of the Guardians: The Owls of Ga’Hoole. Saw VII se estrenará en octubre y MegaMind, en noviembre. El próximo capítulo de las aventuras del joven hechicero Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 1, también llega en noviembre, y la extravagancia de ciencia ficción y efectos especiales computarizados Tron Legacy, en diciembre.

Más innovadores para los consumidores de tercera dimensión serán los televisores que se avecinan. Los llamados 3D HDTV –que pueden ser de diversas tecnologías como LCD, Plasma, LED o DLP– con la capacidad de exhibir películas y programación en tercera dimensión. Este año han llegado al mercado modelos de Panasonic, Samsung, Mitsubishi y Sony con sus respectivos espejuelos de 3D.

Ya existen pantallas de 3D HDTV de varios tamaños con más modelos en camino. Sus precios pueden ir desde alrededor de $1,500 hasta más de $4,500.

Servicios como DIRECTV, por ejemplo, y cadenas televisivas como ESPN, ya ofrecen programación en 3D, sin pasar por alto los populares videojuegos.

¿Qué es la Tercera Dimensión? ¿Cómo se produce, cómo se logra?

La tecnología que implica lograr imágenes en tercera dimensión es un tema fascinante, sumamente complejo, y abarca el tejido físico, los sentidos y las emociones. En términos más sencillos, se pudiera decir que su cinematografía es un procedimiento que divide la imagen en dos «capas» –una para el ojo derecho y otra para el izquierdo– que los espejuelos después «unen» o «combinan» para crear la ilusión óptica de que las imágenes están separadas del fondo y que se pueden ‘tocar’.

«La Tercera Dimensión intenta vender una perspectiva mejor que la de dos dimensiones por su profundidad de campo», explicó Carlos Baena, uno de los animadores de Toy Story 3, de los estudios Disney y Pixar. «[Permite] que las cosas estén más separadas como vemos en nuestra visión natural. En 2D no se ve esa separación», apuntó.

Si bien la sofisticación de la tercera dimensión es un avance más que sirve para mejorar la calidad de vida, en este caso, la calidad de nuestra percepción de la imagen, su costo económico es alto. Cada vez que ocurre un cambio de formato en la industria del entretenimiento hogareño, por ejemplo –desde VHS, DVD y Blu-ray– significa una nueva inversión económica para el consumidor. De hecho, utilizar el término «invasión» para describir este adelanto no es necesariamente inexacto, por la simple razón de que en un futuro no muy lejano, no vamos a tener más remedio que convertirnos en usuarios de esta tecnología, como ha ocurrido con los ahora «indispensables» teléfonos celulares.

Realísticamente, decir que la tercera dimensión es indispensable no sería adecuado. Sin embargo, todo apunta a que estamos entrando en una etapa en que todo se verá matizado por esta tecnología que puede mejorar y embellecer la calidad estética del entretenimiento y la información.

Lo indiscutible es que la brújula del mercado indica que la transición masiva a la tercera dimensión es una realidad que vamos a tener que enfrentar en un futuro no muy lejano en nombre del progreso.
«No creo que esto sea una moda pasajera», asevera Diamond. «Representa a la tecnología en evolución».

Fuente: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: