Muchas ICOs han demostrado ser un completo éxito, trayendo muchas ganancias a sus inversores. Sin embargo, hay estudios que demuestran que solo el 10% de las ofertas iniciales de monedas son legítimas, así que debes tener las antenas muy paradas y evaluar muy bien todo proyecto, en señal de cualquier aspecto que sea sospechoso.

1.    Conoce a las personas detrás del proyecto

Es crítico conocer la naturaleza de la compañía y los equipos tras las ICOs. La mayoría de las compañías son nuevas, pero muchos fundadores han estado alrededor en sus industrias respectivas. Es posible revisar perfiles y buscar noticias y menciones a sus proyectos anteriores y esfuerzos.



Los miembros del equipo deben demostrar experticia en sus roles respectivos y deben probar experiencia previa en la industria en la que pretenden entrar. La falta de experiencia puede ser una bandera roja, como que el proyecto no tenga un jefe que haya trabajado antes de manera extensiva en proyectos de cripto

Algunas ICOs son también lanzadas por una compañía establecida, buscando maneras de expandirse o de acelerar sus esfuerzos. Por ejemplo, una billetera de Bitcoin en Reino Unido, Cryptopay, ha estado en el mercado desde el 2013 y ha llevado innovación en el campo de los pagos mediante el uso de cripto-tecnología.



La compañía optó por lanzar una ICO para acelerar el desarrollo de sus nuevos productos y servicios y actualmente tienen una ICO, debido a los pedidos de su base de consumidores.

2.    Elige conceptos vanguardistas

También es muy importante ofrecer únicos y valiosos proyectos. Gracias a la facilidad de lanzar una ICO, muchos proyectos han caído en la trampa del “yo también”, donde solo buscan una versión más barata, mejor y más rápida de un servicio que ya existe. A menos que ofrezcan algo único, las posibilidades de estos proyectos son solo de competir, más que de innovar.

El producto o servicio que ofrecen debe pertenecer a un área real y proponer soluciones revolucionarias. Busca conceptos que de verdad busquen romper con lo estándar de una industria en particular.

3.    Entiende el mercado objetivo

Es importante poner a la compañía, su tecnología y su producto o servicio en el contexto de su mercado objetivo. Ellos estarán inevitablemente sujetos al mercado y a sus medidas regulatorias, así que conocer el ecosistema debería darte una idea de cuáles retos y oportunidades enfrentan estos proyectos.

Por ejemplo, un servicio de blockchain de cuidado de la salud puede brindar mucho potencial, especialmente ahora que las leyes requieren que los fabricantes de medicinas tengan métodos modernos de datos y almacenamiento.

De todas maneras, grandes y establecidos jugadores se están mudando a este espacio, lo que significa que las empresas pequeñas van a tener competencia. El concepto de la tecnología revolucionaria, ¿es suficiente para dominar?

4.    Evalúa la tecnología

Uno también puede evaluar la viabilidad de una empresa a través de la prueba de su concepto. Las empresas con pruebas de concepto y estudios pilotos del caso comúnmente son apuestas más seguras. ICOs que ofrecen nada más que una idea significan un gran riesgo comparado a aquellas que tienen pruebas de concepto ya disponibles para evaluación y pruebas.

Estas pruebas de concepto también son críticas en exhibir que estas empresas saben lo que están haciendo. Los inversores también deberían poder probar la tecnología para ver qué les va a parecer a los usuarios objetivos. Las ICOs que tienen tecnología funcionando tienen mejores posibilidades de progresar a una viabilidad comercial que aquellas que aún deben comenzar el trabajo de desarrollo.

5.    Investiga en el Libro Blanco

Este es el punto de partida para saber si la ICO vale la pena o no. En el Libro Blanco hay información sobre todo lo que debes saber acerca de un proyecto, como el objetivo, la solución que ofrecen, el plan de acción, metas a corto plazo, el destino de los fondos, el equipo y mucho más. No caigas en el error de ignorarlo y tárdate todo lo necesario para leerlo.

6.    Ten en cuenta para qué sirven los tokens

A cambio de tu inversión en la ICO, recibirás tokens. Estos tienen diferentes usos, dependiendo de su tipo. Algunos te dan beneficios y derechos en el ecosistema en el que invertiste, mientras otros tienen valor, por lo que los podrás cambiar por otros tokens, criptomonedas o dinero fíat.