Amor socialista a los pobres

Esperamos ver con la urgencia que se requiere a José vente Rangel, Diosdado Cabello, los padres del presidente Chávez entre muchos otros, enriquecidos durante estos 12 años de gobierno revolucionarios, poner sus casa de habitación a las ordenes de esos damnificados para compartir con ellos, esas habitaciones desocupadas, o subutilizadas por un miembro de la familia, donde fácilmente podrían entrar cuatro o cinco camas más o abriendo espacio en las salas y comedores de sus casas, donde bien podían refugiarse tres o cuatro familias, que hoy se encuentran sin donde cobijarse. Esperamos que estén dispuestos a convivir con ellos, durante tres meses, un año, cuatro años o el tiempo que haga falta –como dice el presidente Chávez -mientras se les construye un vivienda digna-.

No es posible, que mientras exista una sola familia sin techo propio, en Venezuela, la alta burguesía revolucionaria vivan en mansiones que bien podrían compartirlas, con esas familias venezolanas; de esta forma no tendría que suspenderse el proceso de aprendizaje de nuestros niños, por tener que utilizar los colegios como albergue.

Los hoteles, que UD llama a ocupar, son empresas productivas, de cuyo empleo dependen muchas familias pobres, son importante fuentes de ingreso para el país, y el remedio que UD propone -muy politiquéramente- podría ser peor que la enfermedad. Lo que cabe es solicitarles su, voluntaria y cristiana, colaboración, en estos momentos de emergencia, hasta donde sus posibilidades lo permitan, con el cuidado necesario y durante un tiempo que no ponga en peligro el éxito de esas fuentes de ingreso para el país, En Colombia se hablan de dos millones de damnificados y no ha habido ocupación forzosa de hoteles, porque se entiende la necesidad de proteger y cuidar las fuentes de riqueza y empleo de una nación.

Le recomiendo igualmente, que no utilice las instalaciones de PDVSA, CANTV, El Supermercado Bicentenario o cualquiera de esas empresas propiedad del gobierno para darle cobijo a los damnificados, preferible es dedicarse seriamente terminar esas 33 mil viviendas que está construyendo su gobierno y que se encuentran actualmente paralizadas, aumentar la construcción de viviendas nuevas, por su gobierno, porque en lo que va de este año se han construido un 57% menos que el año pasado.
Que falta están haciendo hoy aquí, esa casas que UD, en un arranque de generosidad, le regalo a la dirigencia del partido comunista cubano-.

DIRECCION-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: