Anécdotas y curiosidades de las Cumbres Iberoamericanas

EFE – Fuera de los acuerdos y los discursos oficiales, las Cumbres Iberoamericanas tienen su otra historia de frases célebres, gestos distendidos y hasta un sismo que sorprendió en pijama a sus líderes.

1991. A ritmo de mariachis comenzaron hace 22 años en Guadalajara (México) las citas de jefes de estado y de gobierno de América Latina, España y Portugal, en una gala que ofreció el entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari.

El Rey Juan Carlos ha sido el único Jefe de Estado que siempre ha estado presente desde entonces.

1992. En la Cumbre de Madrid, el líder cubano Fidel Castro alzó su copa y brindó por el Rey de España, aunque aclaró que «yo no soy realista, soy juancarlista.»

«No es que los jefes de Estado estén haciendo manitas por ahora pero la atmósfera es muy buena y las sonrisas afloran a sus labios con bastante frecuencia», resumió el buen ambiente a los periodistas el secretario de Estado español Inocencio Arias.

1993. Sólo se había equivocado a medias Fidel Castro cuando auguró en la Cumbre de Salvador (Brasil) que él y el rey Juan Carlos serían los únicos jefes de estado presentes en las cumbres del siglo XXI, ya que traicionó su vaticinio al comenzar el nuevo milenio.

1994. En Cartagena de Indias (Colombia) muchos recuerdan el enorme desconcierto que se originó cuando la delegación cubana llegó no en uno, sino en tres viejos reactores iguales y el comité de recibimiento corría de un lado a otro hasta que vio aparecer a Castro en la escalerilla.

1995. En Bariloche (Argentina) el presidente Carlos Menem cuidó especialmente los gustos gastronómicos de los gobernantes con menús personalizados, aunque supervisados por un grupo de especialistas en bromatología.

El presidente de Colombia, Ernesto Samper, se compadeció del hambre de los periodistas que miraban pasar las exquisiteces y les invitó a pasar a una sala con comida en principio destinada a los líderes.

1996. Viña del Mar (Chile).- Hubo intercambio de corbatas entre Fidel Castro y el jefe del Gobierno español, Jose María Aznar, quien al colocarsela le tranquilizó: «es una corbata, no una soga».

1997. En Margarita (Venezuela).- Fue escenario de una inusual protesta: de periodistas alterados por el exceso de normas de seguridad que en algún caso llegó a que militares se cruzaran delante de las cámaras en las transmisiones.

1998. La maratoniana intervención de Fidel Castro en Oporto (Portugal), salpicada de anédoctas y reflexiones filosóficas provocó la deserción de alguno de sus colegas, pero eso no le desanimó a seguir hablando hasta después de que las cámaras cortaran la señal cuando aún clamaba que «la semilla del desastre germina en el mismo seno del neoliberalismo».

1999. El venezolano Hugo Chávez, fue proclamado oficialmente en La Habana el heredero oficial de Fidel Castro, también por su locuacidad.

2000. En Panamá se produjo una de las más agrias discusiones en estos foros, entre el presidente de El Salvador, Francisco Flores, y Fidel Castro, cuando éste dijo que el país centroamericano era utilizado como base para anticastristas acusados de terrorismo contra Cuba.

2001, En la primera cumbre del nuevo milenio en Lima se produjeron situaciones curiosas de protocolo con saludos como el que dedicó el presidente del Gobierno español, Jose María Aznar, a su colega nicaragüense, Arnoldo Alemán, con un simple «hombre, gordo» que captaron las cámaras.

2002. En la XII Cumbre Iberoamericana en Playa Bábaro (República Dominicana) los gobernantes no pudieron resistirse a los encantos de una de las playas más bellas del mundo y muchos fueron vistos mientras de bañaban en aguas caribeñas o disfrutando en la arena con sus nietos como el presidente argentino, Eduardo Duhalde.

2003. El fútbol fue protagonista en Santa Cruz (Bolivia) al coincidir la clausura con la retransmisión en directo de varios partidos de eliminatorias de la Eurocopa y del Mundial de 2006, que también estuvo marcado por un fuerte protagonismo indígena, algo insólito hasta entonces en estas cumbres.

2004. Un fuerte terremoto en Costa Rica sacudió literalmente en sus camas a los mandatarios, que recibieron en plena madrugada instrucciones para colocarse bajo el umbral de las puertas.
«El Rey creyó que era un tren que pasaba muy cerca del hotel, pero cuando vino el segundo meneón, dijo no, esto no es un tren», relató a los periodistas el presidente costarricense, Abel Pacheco, en tono de broma imitando el acento español.

2005. La XV Cumbre de Salamanca coincidió con los treinta años de reinado de Juan Carlos I, quien fue el gran protagonista.

2006. En Montevideo, el fallecido presidente Néstor Kirchner instó en un cita poética que fue muy comentada a «seguir enamorándonos» del espacio iberoamericano.

2007. El «por qué no te callas» del rey Juan Carlos a Hugo Chávez en Santiago de Chile dio la vuelta al mundo y fue el detonante de una crisis diplomática.

«Muy rey será, pero no me puede hacer callar. Yo también soy jefe de Estado y elegido tres veces», insistió Chávez al reconocer posteriormente que en el instante no se dio cuenta de la frase del monarca que fue un reclamo publicitario e incluso pasó a ser un dominio en Internet.

2008. La cumbre de San Salvador quedará en el anecdotario de estas citas junto a la de isla Margarita, en 1997, como las únicas en las que la declaración final fue firmada un día antes, debido a la marcha anticipada de muchos líderes, y porque la mayoría dejaron la corbata en el armario.

2009. La «Cumbre de Estoril» se hizo en Cascais y acabó con la Declaración de Lisboa. La profusión de localidades de esta Cumbre causó confusión, pero fue explicada por el interés del gobierno portugués en promocionar uno de sus principales destinos turísticos.

2010. En Mar de Plata (Argentina) se produjo un giro inesperado o una «paradoja» en palabras del presidente uruguayo, José Mujica, porque acudió una España muy golpeada por la situación económica y una América Latina «por primera vez balconeando» (viendo pasar) con la crisis que tienen otros».

2011. El año pasado en Asunción, el presidente Evo Morales pidió al rey Juan Carlos que la Cumbre de Cádiz coincidiera con un partido del Real Madrid y el Barcelona, «los dos mejores equipos del mundo».

Fuente: http://www.el-carabobeno.com/articulo/articulo/45537/ancdotas-y-curiosidades-de-las-cumbres-iberoamericanas

A %d blogueros les gusta esto: