Balanza de pagos del primer trimestre de 2008

La balanza de pagos del primer trimestre cerró con un déficit global de US$ 3.849 millones, inferior al registrado en el mismo trimestre del año 2007, de US$ 5.606 millones. Este descenso se debió a la ampliación del superávit de la cuenta corriente, que pasó de US$ 3.259 millones a US$ 10.003 millones, superando el aumento del déficit de la cuenta financiera, el cual alcanzó al cierre del primer trimestre de 2008 US$ 12.907 millones, luego de haber cerrado en el mismo período del año anterior en US$ 8.241 millones. El saldo acumulado de las operaciones corrientes y financieras del trimestre, ubicaron el nivel de reservas internacionales netas del país en US$ 31.556 millones al cierre del mes de marzo.

CUENTA CORRIENTE

El ascenso del superávit corriente se produjo en un contexto de ingresos por ventas petroleras que elevaron la balanza comercial del país a US$ 11.105 millones en este período, después de haber registrado US$ 4.685 millones en el primer trimestre del año anterior. Además del resultado comercial, se estimaron ingresos netos por rentas, que compensaron el mayor déficit de servicios y transferencias.

El valor de las ventas petroleras totales, que a partir de este trimestre considera como públicas el componente de las empresas mixtas de la Faja del Orinoco recién estatizadas, se estimó en US$ 20.459 millones, (68,4 % de aumento respecto al período similar de 2007), en correspondencia con la evolución del precio promedio de la cesta venezolana, (70,2%), compensando la disminución de 2,1 % de los volúmenes exportados. Por su parte, las ventas externas no petroleras, (US$ 1.737 millones), mantuvieron un nivel similar a lo comercializado durante el primer trimestre del año anterior, aunque se observaron dinamismos en el comercio de algunos productos como el mineral de hierro, químicos y fertilizantes, que favorecieron el incremento de las exportaciones públicas en 3,9 %, mientras que las privadas se redujeron en 4,5%, por menores ventas de metales comunes, vehículos automotores y productos de caucho y plástico, entre otros.

A la par del comportamiento positivo de la balanza comercial, las importaciones se elevaron en 20% si se comparan puntualmente, aunque a un menor ritmo respecto a los registrados durante los últimos tres trimestres. Destacan las importaciones de la industria petrolera, (gasoil, gasolina y aditivos químicos para el proceso de mejora de la gasolina), así como: alimentos, (leche en polvo, carne de ganado bovino, pescados y crustáceos enlatados, aceites y grasas de origen animal y vegetal); aparatos celulares; prendas de vestir y otros productos textiles; sustancias químicas y farmacéuticas y maquinarias de uso especial y de explotación de minas, canteras y obras de construcción.

CUENTA FINANCIERA

El saldo financiero deficitario del trimestre, (US$ 12.907 millones), que superó en US$ 4.666 millones al del período equivalente anterior, refleja el incremento de los déficit de las cuentas de otra inversión e inversión directa.

El aumento de los depósitos del sector público, (gobierno, empresas e instituciones financieras), así como de las facturas comerciales del sector petrolero, incidieron de forma determinante en los flujos registrados en la cuenta otra inversión, cuyo déficit pasó de US$ 4.918 millones a US$ 11.237 millones en el transcurso de los últimos 12 meses; en consecuencia, la posición activa externa del sector público aumentó. Igualmente, se estimaron incrementos de activos externos en esta categoría de inversión para el sector privado bancario y no financiero. Cabe destacar que los pasivos de otra inversión registraron entradas netas relevantes, al incluir pasivos adquiridos por instituciones financieras oficiales.

La cuenta de inversión directa registró un déficit que alcanzó los US$ 1.715 millones en el trimestre, debido, por una parte, al aumento de la inversión del sector petrolero en el exterior, esencialmente por acreencias comerciales frente a sus afiliadas, y por otra, a la reducción de la inversión extranjera en el país, básicamente por la desacumulación de utilidades en bancos con capital extranjero, la disminución de los dividendos por pagar a accionistas de empresas del sector privado y los pagos del estado venezolano a socios extranjeros del sector petrolero, por la adquisición de participaciones de capital, en el marco del proceso de migración a empresas mixtas.

El comportamiento de los flujos de cartera, que, en términos netos, reflejó un moderado superávit de US$ 45 millones, estuvo determinado por una importante disminución de los activos del Gobierno en títulos negociables en las carteras de inversión del FONDEN y de la tesorería nacional; y por la reducción de los pasivos del sector público, asociada al vencimiento de bonos soberanos y a la recompra de títulos de deuda del sector petrolero.

POSICIÓN DE INVERSIÓN INTERNACIONAL

Los movimientos financieros registrados en la balanza de pagos incidieron en un incremento de la posición de los activos netos del país frente al resto del mundo, que para el cierre de marzo alcanzaron los US$ 99.757 millones, representando un incremento de 56,4% con relación al saldo del mismo período de 2007, (US$ 63.791 millones). En el período señalado se observaron incrementos importantes de las posiciones activas externas, (21,2%) y reducciones menores de los pasivos internacionales del país, (4,5%).

Los activos externos totales, (US$ 183.223 millones), crecieron para ambos sectores:
Las instituciones públicas reflejaron un total de US$ 91.952 millones, (19,6% más que lo registrado en marzo de 2007), destacando el aumento de los activos en depósitos y otros instrumentos de alta liquidez correspondientes a entes gubernamentales como Fonden y el Fondo Conjunto Chino Venezolano; así como las acreencias comerciales petroleras. Mientras que las reservas internacionales y los activos gubernamentales en instrumentos de cartera se redujeron en el periodo analizado.

Los entes privados registraron un aumento de 22,6% en sus activos, alcanzando un nivel de US$ 91.271 millones al cierre del trimestre, explicado básicamente por los mayores recursos depositados en bancos externos, en un contexto de mayor acceso al mercado de títulos de deuda en moneda extranjera, dinamizado por colocaciones recurrentes del sector oficial.

La posición de pasivos externos del país, (US$ 83.466 millones), mostró tendencias contrarias entre los dos sectores:
El sector público registró un mayor nivel de pasivos, (US$ 38.523 millones), debido principalmente a los créditos externos contraídos por el sector petrolero y por efecto de la reclasificación sectorial de los pasivos de empresas recién estatizadas.

Los saldos deudores del sector privado, (US$ 44.943 millones), registraron bajas en las tres categorías de inversión durante el período analizado. La inversión directa en el país se reduce por el impacto de la estatificación de empresas de los sectores petrolero, telecomunicaciones y energético; por la influencia de la valoración decreciente de las acciones de instituciones financieras en el mercado local; y por la disminución de los saldos en dividendos por pagar a inversionistas no residentes. Igualmente, el nivel inferior de los pasivos en títulos de cartera y préstamos refleja el traspaso al sector público de la deuda externa de las empresas estatizadas.

Página Web: http://www.inosanchez.com

Fuente:
http://www.bcv.org.ve/c4/notasprensa.asp?Codigo=6912&Operacion=2&Sec=False

A %d blogueros les gusta esto: