Conindustria: 2009 será un año de más escasez, más inflación, mayores conflictos sociales y caída del empleo

El dirigente empresarial y actual presidente del Consejo Nacional de la Industria, (Conindustria), Eduardo Gómez Sigala, hizo su augurio en rueda de prensa matutina que ofreció recientemente, acompañado por los directivos de la institución, Carlos Larrazábal e Ismael Pérez Virgil.

En primer término, Gómez Sigala leyó un pronunciamiento en el que se lamentó ante el hecho de que «la realidad se impone, y con pesar, debemos señalar que Conindustria advertía desde finales del 2007, la llegada de tiempos más difíciles para la economía venezolana; ya se avizoraba un año con menor crecimiento, más inflación y mayor conflictividad laboral, y en efecto, estos resultados se materializaron».

Comentó que «en distintas oportunidades expusimos los resultados de la Encuesta Trimestral de Coyuntura Industrial, que señaló desde el primer trimestre un deterioro de las expectativas de ventas, producción, pedidos, empleo e inversión. Según el Banco Central de Venezuela, la manufactura creció sólo 0,3% en el tercer trimestre, y de acuerdo con la última encuesta de que disponemos, se acercan tiempos cada vez más difíciles».

Añadió que «esta situación es producto de las malas políticas económicas de este Gobierno, que ha desaprovechado enormes recursos y que, hoy en día, ante el agravante de una crisis financiera mundial, está posponiendo peligrosamente las medidas macroeconómicas que pudieran dar piso a la reindustrialización del país, tales como el ajuste al tipo de cambio, la fijación de reglas claras para la inversión, y la necesidad de bajar el tono de la enorme conflictividad laboral existente».

«En particular, esta conflictividad en buena medida es propiciada desde el propio Ejecutivo Nacional, el cual además de estimular la creación de cientos de sindicatos de tendencia oficialista, amenaza con la toma y expropiación de empresas donde haya problemas; dicha conflictividad afecta la estabilidad laboral de muchas personas, pero también a la colectividad en general, que debe sufrir las consecuencias de la paralización de empresas o de las operaciones morrocoy, que generan desabastecimiento y encarecimiento de costos».

«Ya hemos visto que el precio promedio del crudo venezolano llegó a menos de 35 dólares la semana pasada; sin embargo, tanto el Presidente como sus funcionarios insisten en que Venezuela está blindada y cuenta con una de las economías más estables del mundo», acotó.

Expectativas 2009

Refirió que «ante la realidad innegable de una recesión mundial, en otros países y regiones están buscando atacar rápidamente el problema, creando los mejores equipos económicos e intentando dar señales claras para crear confianza en los mercados, pero en Venezuela seguimos enfrascados en un tema político. En los actuales momentos, la excesiva politización es un lujo que no nos podemos permitir. La población, que alguna vez tuvo la ilusión de contar con un Gobierno eficiente, se ve enfrentada entre sí, en un clima de odio y violencia que en nada contribuye con la estabilidad social y no permite atacar los problemas económicos».

«Avizoramos un año 2009 con más escasez, más inflación y, por ende, mayores conflictos sociales, al tiempo que la pérdida de poder adquisitivo y el estancamiento o caída del empleo serán una realidad; pero en el exterior, la percepción sobre Venezuela es aún más pesimista: la publicación más reciente del ‘Economist Intelligence Unit’ prevé una caída de -3,0% el próximo año y de -5,4% en el 2010, con una inflación mayor al 40%; a su juicio, poco se ha avanzado en reformas estructurales y seguimos siendo un país altamente dependiente del petróleo con un Gobierno muy ineficiente», dijo.

Reindustrializar el país

Recordó que «en Conindustria, hemos venido advirtiendo que no podemos seguir por esta vía; el camino a tomar no puede ser otro que el de la productividad; necesitamos reindustrializar al país, que las empresas que actualmente sobreviven, puedan realizar nuevas inversiones y crecer; que surjan otras empresas que generen nuevas plazas de trabajo, porque ya hemos visto que las estructuras socialistas de producción que han querido imponer, no han funcionado, y eso demuestra nuevamente que ésa no es la ruta; el camino es el de producción y la competitividad interna, generar empleos y riqueza en el país y no en el exterior a través de las importaciones».

«2009 debe ser el año del impulso a la producción. El Gobierno debe instrumentar mecanismos de diálogo que permitan retomar el proceso del crecimiento económico pero, no basado en la renta petrolera, sino en la innovación y la producción de bienes y servicios de calidad, por venezolanos. La campaña publicitaria que recientemente impulsó Conindustria y que tuvo alta aceptación por parte de la población, nos ha ratificado -de acuerdo con una encuesta realizada por Datanálisis- que el venezolano cree en la propiedad y la empresa privada y que está dispuesto a defenderla, porque está consciente de que son fuente de empleos estables y bien remunerados», manifestó.

Enmienda

En la fase de preguntas y respuestas, Gómez Sigala expresó que también el próximo año, ante la enmienda constitucional prevista para marzo o abril, «será de gasto, de uso de las reservas, y es peligroso postergar las decisiones; los recursos, las divisas, probablemente se gastarán en la campaña electoral, en movilizaciones, y no en los insumos que se requieren para la producción; aquí vemos cómo no hay repuestos para reparaciones».

En torno a las medidas a tomar para enfrentar la crisis, dijo que son múltiples, «desde ajuste cambiario, revisión de los precios, estímulo a la producción y defensa de la propiedad privada».

Gasolina

El presidente de Conindustria tampoco descartó para el próximo año, un aumento en los precios de la gasolina.

«No sé si aquí en algún momento tendrán que ajustar el precio de la gasolina, pero presumo que sí, y eso tendrá un impacto tremendo en el transporte, en los precios. Sin dudas, esto lo estamos posponiendo, y cuando esto sucede los problemas se profundizan y se agravan», acotó.

Adicionó que debido a los gastos que se esperan, «será utilizada buena parte de las reservas internacionales, y ése es el gran temor, aunque las actuales cifras sobre ese indicador no son muy confiables».

También, estimó que la industria nacional podría cerrar este año en 2,5 por ciento, como consecuencia de la caída en la producción y el consumo en el sector, y la demanda, por lo tanto, no ha estado acompañando el crecimiento que normalmente ocurre al término del ejercicio, (último trimestre del año).

Para concluir, al preguntársele de nuevo sobre la enmienda que se avecina, planteó que «los venezolanos no comen con reformas, sino con productividad y mayor generación de empleo en el país».

Fuente: http://www.entornointeligente.com/resumen/resumen.php?id=780750

A %d blogueros les gusta esto: