Contraseñas a prueba de Hackers

El auge de las redes sociales, cuentas personales, y acceso a todo tipo de lugares en Internet hace que los Ciberdelincuentes afinen su ingenio, y descubran las contraseñas de los usuarios. Con algunos datos recogidos de varias cuentas robadas, se han podido descifrar cuáles con las contraseñas más fáciles de acceder. La mayor parte de los usuarios de Internet no pone especial cuidado en la creación de sus contraseñas, indicando cifras y letras de manera simple y sin complicaciones para los Hackers. Está comprobado que el 79% de aquellos que utilizan Internet de manera habitual, suelen incluir información personal o palabras extremadamente comunes en las passwords.

Por este motivo la NASA ha decidido dar una serie de recomendaciones a los usuarios de Internet, con el objetivo de evitar problemas, indicando las combinaciones que son más peligrosas, y recomendando la mezcla de números y letras, así como caracteres en mayúsculas y minúsculas y especiales. Siguiendo las pautas de la Infografía se conseguirá tener las cuentas más seguras, poniéndole más difícil el acceso a los Hackers que quieran obtener los datos de los usuarios. Dentro de estos consejos se han registrado las 20 peores contraseñas en materia de seguridad: 123456, 12345, 123456789, Password, iloveyou, princesa, rockyou, abc123, Nicole, Daniel, babygirl, monkey, Jessica, Lovely, Michael, Ashley, 654321, Qwerty.

Uno de los pasos fundamentales para aumentar nuestra seguridad es utilizar palabras clave lo suficientemente seguras. De nada sirve todo el software y las precauciones de seguridad del mundo, si usamos passwords débiles o previsibles. Usar la fecha de nacimiento o el nombre del perro, son ejemplos de malos hábitos a la hora de introducir passwords. En realidad se trata de uno de los «coladeros» de seguridad más importantes, tanto en cuentas de correo como en acceso a servicios de todo tipo, sobre todo on-line. Unos buenos hábitos a la hora de crear nuestra password pueden ser fundamentales para proteger nuestros datos y nuestra intimidad:

1. Combinar letras y números, si es posible incluso símbolos combinando cuanto más tipos de caracteres mejor. 2. Una buena técnica es la de utilizar frases con palabras complejas y que nos sugieran algo a nosotros, algo realmente personal que sea difícil de adivinar. Podemos convertir la frase en una palabra clave intercalando símbolos. 3. Sustituir combinaciones de letras por símbolos y números. Una técnica clásica es la de sustituir la letra «o» por el número «0» o la combinación de letras «tres» por el número «3». 4. Evitar secuencias lógicas de caracteres y números y teclas que se encuentren cerca en el teclado. 5. Nunca introducir el nombre de usuario en la clave. Tampoco hay que utilizar nuestro nombre o datos personales. Con la proliferación de blogs y redes sociales esos datos no son ya tan privados.

Si ya se ha creado una clave que consideramos a prueba de bomba, es hora de ver si es cierto. Para comprobar la solidez de las claves podemos utilizar el servicio Password Meter, que además nos dará más pistas de cómo mejorarlas.

Una vez que se haya creado la contraseña perfecta, manténgala segura con Norton Internet Security. Esta suite le proporciona la protección esencial contra virus, hackers y amenazas a la privacidad. La mayoría de los usuarios, tienen varias contraseñas; una para el correo electrónico, otra para la cuenta bancaria en línea, y otra para la cyber-tienda favorita. A veces, la cantidad puede llegar a la docena o más, y esto dificulta recordar en un momento clave, las contraseñas y accesos.

El desafío es crear una contraseña a prueba de hackers, es hacerla tan difícil que ellos no la puedan adivinar, sin que esto signifique que el usuario la olvide.

Cambie su contraseña con frecuencia. Use una contraseña que tenga mínimo seis caracteres. Entre más caracteres tenga, será más difícil de adivinar. Use una contraseña que sea fácil de recordar y que no tenga que anotar.

Y, para evitar que sus contraseñas sean vulnerables, siga estas instrucciones: No use nombres o números relacionados con usted, como la fecha de nacimiento o apodos. No use su nombre de usuario o nombre de acceso. No use su nombre o el nombre de un familiar o mascota. Evite utilizar una palabra sola en cualquier idioma. No use la palabra «contraseña». No use otra información sobre usted que se obtenga fácilmente, como el número de placas del carro, números telefónicos, número de cédula de identidad, la marca de su automóvil o el nombre de la calle donde vive, entre otras. Escoja por ejemplo, dos palabras cortas que no tengan nada en común y combínelas con signos de puntuación o números, como «musgo9escritorio» o «rápido1alfombra».

Cuando haya escogido una contraseña difícil de descifrar, asegúrese de mantenerla lo más protegida posible. No la envíe por correo electrónico a nadie, nunca; y si alguien llama para preguntársela, no se la diga.

Dirección-E: [email protected]

Fuentes:

ecodiario.eleconomista.com.es.  
muypines.com.
chanelplanet.com

A %d blogueros les gusta esto: