Cría de aves: una experiencia para volar

La cría de aves puede ser un deporte poco conocido por algunos pero muy apasionante para aquellos que aman a estos animales y desean tener la colección de aves genéticamente más pura, reproducirlas en cautiverio y exponerlas en competencias regionales, nacionales e incluso internacionales.

En Venezuela la organización encargada de fomentar esta actividad es la Federación Ornitológica (FOV), fundada hace 26 años, conformada por 13 clubes repartidos en varios estados del país y perteneciente a Confederación Ornitológica Mundial (COM), la cual organiza una competencia mundial cada año.

Además existen otros clubes como el “Love Bird y otros psitácidos Venezuela”, el cual cuenta con 46 miembros, provenientes de distintas regiones del país que se especializan en la cría de psitácidos, y fue fundado en el año 2004 por los esposos Carlos Ferrer y Alicia Palma de Ferrer quienes se sintieron motivados por la pasión que tienen hacia las aves y el deseo de contribuir a la cría de éstas en cautiverio.

Los esposos Ferrer, jueces de aves, comentan que el objetivo del club que dirigen es “aprender para criar mejor”; razón por la que ellos no sólo disfrutan el educarse sobre la genética de las aves, la manera de criarlas o alimentarlas, sino también transmitiendo los conocimientos que tienen a los socios de “Love Bird”.

Según explica Ferrer, a los miembros de este club se le brindan las herramientas necesarias para que realicen los cruces genéticos de aves, porque “el objetivo es que no se haga de manera empírica”, para así mantener la pureza del animal. Asimismo, Alicia de Ferrer, agrega que en “Love Bird” se organizan varias competencias regionales al año para seleccionar las aves que compiten en el encuentro nacional, se venden pichones y se edita una revista cuyos artículos están destinados a educar sobre la crianza de distintos tipos de pájaros.

Actualmente, “Love Bird y Otros Psitácidos Venezuela” está buscando apoyo por parte del Gobierno regional para llevar a cabo actividades en las que se involucren a los colegios y las personas de la tercera edad; sin embargo, Ferrer señala que pocas autoridades en Venezuela conocen este tipo de actividad, por lo que es necesario fomentarla.

Una pasión de dos
Después de tomar un curso de tres años, Jesús Ferrer y Alicia Palma de Ferrer fueron certificados como jueces de aves ornamentales tanto en Venezuela como en Puerto Rico. De hecho, una prueba del empeño que ellos ponen en aprender sobre aves es el trofeo que obtuvieron en el año 2003 por haber sido considerados los mejores criadores en la competencia nacional celebrada en el estado Yaracuy ese año. “El objetivo que nosotros perseguíamos era quedar como criadores del año y al fin lo conseguimos”, expresa Jesús Ferrer señalando el trofeo que ganaron.

Nociones de la cría de aves
· El objetivo principal de un criador es tener aves genéticamente puras.
· Un criador puede poseer la cantidad de aves que desee siempre que se capaz de comprarlas, pues los precios llegan a ser muy elevados. Además, para ello, es importante poseer los permisos requeridos por el Estado venezolano.
· Dentro de cada especie de aves hay varias líneas, las cuales se cruzan de una manera determinada. Como si se tratara de una clase de genética en bachillerato, los criadores deben diseñar sus “expectativas hereditarias”, es decir los mapas de cruces genéticos de las especies para saber qué tipo de pájaro pueden obtener.
· Al pertenecer a un club, las patas de las aves deben ser identificadas con las anillas en las que debe leerse el nombre del club y la federación en el que se está inscrito, el año el que nació el ave, el nombre del criador y el número de la anilla. De esta manera es posible demostrar que las aves nacieron en cautiverio y no son de la fauna nacional o internacional.
· Las aves sólo pueden competir durante el primero o segundo año después de nacidas, pues es la época en la que alcanzan su mayor belleza en color y plumaje, aunque algunas especies puedan llegar a vivir 80 años.
· La mejor lugar para comprar aves extranjeras son los eventos nacionales a los cuales asisten criadores de distintos lugares del mundo.
· La única tienda con licencia en Venezuela para importar pájaros se encuentra en la ciudad de Caracas.
· En Venezuela existen muchos depredadores, es decir personas que trafican aves. Así que una de las funciones de los clubes es impedir que se propague esta práctica ilegal.

Para mayor información escriba
a la siguiente dirección:
[email protected]

A %d blogueros les gusta esto: