¿Cuánto exportamos al MERCOSUR?

No es posible encontrar estadísticas específicas sobre lo que exporta Venezuela

Aun cuando parezca sorprendente, las estadísticas de comercio exterior que se publican en Venezuela -por parte de los organismos oficiales- tienen la extraña peculiaridad de que no incluyen las ventas internacionales de petróleo discriminadas por países. En la balanza de pagos figuran las exportaciones globales de petróleo que realiza el país, pero no es posible encontrar en ninguna publicación estadística venezolana, datos sobre las exportaciones petroleras que se le hacen a un país determinado. Si usted quiere saber cuánto petróleo se le vende a Argentina o a Brasil, por ejemplo, se encuentra con que eso es un secreto de Estado. Ni PDVSA, ni el INE, ni el BCV publican datos al respecto.

Sin embargo, ese es un secretismo absolutamente sin sentido en el mundo contemporáneo, pues lo que para Venezuela es un secreto, para los demás países no lo es. Por lo tanto, las estadísticas de comercio exterior de Argentina, o de Brasil -para seguir con el ejemplo- explicitan sin problema alguno cuanto petróleo le han comprado a Venezuela.

De eso se deduce que para conocer con mayor credibilidad a cuánto asciende el comercio de Venezuela con los otros cuatro países que conforman el MERCOSUR, lo más conveniente es ir a las fuentes estadísticas argentinas, brasileñas, uruguayas o paraguayas.

Argentina -para partir por orden alfabético- declara compras en Venezuela, en el año 2011, por un monto de 23.7 millones de dólares. De esa cantidad, por lo menos 8 millones son compras de ùrea, producida por PEQUIVEN, que sigue las aguas de PDVSA en materia de secretismo. Las ventas que Argentina declara haber realizado a Venezuela en el año 2011, a su vez, ascienden a 1.870 millones de dólares.

De esas cifras se deducen por lo menos tres cosas de suma importancia: por un lado, que la asimetría comercial entre ambos países es sideral. En segundo lugar, que Argentina no es ni será un mercado relevante para las ventas de petróleo por parte de Venezuela -pase lo que pase con el MERCOSUR- pues Argentina es un país petrolero, que produce y exporta petróleo, aun cuando no en los niveles de Venezuela. Y en tercer lugar, que las ventas no petroleras son también sumamente modestas –15 millones de dólares- a pesar de las buenas relaciones políticas que han habido entre los gobiernos de ambos países en los últimos años.

DESBALANCE

Si vemos la situación que presenta Brasil, tenemos que declara compras en Venezuela, en el año 2011, por el orden de los 1.379 millones de dólares. De esa cantidad, aproximadamente 800 millones son de productos derivados del petróleo, producidos y exportados por PDVSA, tales como nafta, coque, hulla, negro de humo y querosén. Las ventas brasileñas a Venezuela, a su vez, alcanzan a 4.588 millones de dólares. Nuevamente el desbalance comercial es sustantivo. Pero en este caso, las compras del paquete petrolero son mayores, aun cuando todo indica que Brasil camina hacia el autoabastecimiento de petróleo y sus derivados y hacia la exportación de esos productos, en la medida en que se pongan en explotación los yacimientos que se han descubierto costa afuera.

El caso de Paraguay es diferente: casi el 100% de lo que le compró en el año 2011 a Venezuela es gas oil, pero esas ventas sólo suman 194 millones de dólares. Las ventas en sentido contrario suman aproximadamente 35 millones de dólares.

Con Uruguay la situación es la siguiente: le compra a Venezuela 397 millones de dólares en petróleo crudo, lo cual representa el 99,66% de todas las compras uruguayas a Venezuela. Le vende a Venezuela productos por un monto de 281 millones de dólares.

BAJAS EXPORTACIONES

En síntesis, los países grandes del MERCOSUR no son un mercado relevante para el petróleo venezolano. Los países pequeños, a su vez, serán clientes venezolanos en la medida en que Venezuela mantenga sus generosas condiciones de precios y formas de pago y/o en la medida en que los socios grandes no alcancen plenamente su rol de exportadores de petróleo: caminan hacia allá, y en el momento en que lleguen, pasarán a ser competidores de Venezuela en esos mercados tan cercanos. En cuanto a las exportaciones no petroleras, éstas son bajas y mientras no exista en Venezuela una política clara y sostenida de promoción de exportaciones, seguirán en ese nivel.

Blog: sergio-arancibia.blogspot.com

A %d blogueros les gusta esto: