De la sala de juntas al salón de casa, la videoconferencia se impone

ohn Biggs (NYT) – Nueva York – elpais.es – Hace unos años, el teléfono era la única manera rápida de ponerte en contacto con los familiares que estaban lejos. Lo único que se captaba eran sus voces, así que no importaba si el abuelo aún estaba en bata y zapatillas.
Ahora que es fácil y barato añadir el vídeo a la próxima llamada a casa, puede que el abuelo necesite un equipo de estilistas.
Muchos novatos en el mundo del vídeo mantienen conversaciones familiares por Internet, utilizando productos de línea comercial y un ordenador personal. Aunque en el pasado fueron dominio de la ciencia-ficción y las salas de juntas, las videoconferencias caseras, son ahora muy sofisticadas y, en muchos casos, gratuitas.
Los hogares en los que habitan jóvenes, ya no tienen que ir más allá de la habitación de juegos para iniciar una videoconferencia. La Xbox 360 de Microsoft ofrece videoconferencias gratuitas con su cámara Xbox Live Vision, que cuesta unos 30 euros.
Esta cámara necesita una cuenta oro de Xbox Live (unos seis euros al mes), y también exige que se convenza a los niños de que descansen un poco del último videojuego violento, para pasar un rato agradable hablando con sus primos por videoconferencia.
Todas las aplicaciones de videoconferencia incluyen un método, para que las llamadas sean privadas y no todo el mundo pueda acceder a ellas en la Red.

A %d blogueros les gusta esto: