En el mes de marzo el dolar paralelo bajó de precio, la bajada fue atribuida fundamentalmente al pago del impuesto sobre la renta que debían realizar las empresas, para lo cual éstas acudieron a convertir parte de sus dolares a bolivares para cancelar sus obligaciones en bolivares. No obstante, en este mes de abril volvió a aumentar, estimandose su incremento en comparación con el pasado mes, de más de un 28%.

De forma adicional el paralelo ha estado repuntando por varios factores, entre ellos porque persiste la fuerte inyección del gobierno y el hecho que a la banca se le flexibilizó la entrega de créditos; por lo que sigue habiendo más bolivares en la calle y ante tanta incertidumbre la gente trata de refugiarse comprando la moneda estadounidense.

Según Ecoanalitica otro de los factores por la que el paralelo sube es la caída en la oferta de dolares.  Los mecanismos oficiales, en marzo apenas  liquidaron 7 millones de dólares por día, la cifra más baja desde 2009, y en abril la restricción parece ser peor. “Hay una presión a la demanda por el lado de la inyección de bolívares y hay una caída de la oferta de dólares por los mecanismos oficiales, el resultado es que el precio sube”.

Otro factor que impulsa al dólar negro es el entorno político incierto. “La gente no sabe qué es lo que va a pasar con todas las protestas y enfrentamientos, optando por resguardarse en lo seguro, comprar moneda dura. Eso también impulsa la demanda de los dólares en un momento de poca oferta”.

Por tanto, es posible pensar que lo más probable es que el paralelo continúe al alza, pues no se han hecho cambios estructurales que permitan que la cotización ceda. Es dable pensar, que la presión sobre el paralelo se va a mantener, la única manera que ceda un poco es que suban las liquidaciones, pero en términos estructurales no se está haciendo nada para que caiga o deje de subir”.

Por otra parte,  El economista y profesor universitario, Ronald Balza, reiteró que el alza del paralelo es explicada por la misma existencia del control. “La persistencia del régimen cambiario, en las condiciones actuales, ha creado la oportunidad de que el paralelo exista y tenga las oscilaciones que hemos visto. Las autoridades han reconocido que hay un problema muy grave con el control, pero lo han mantenido”.

Afirmó que si en el país existiera un sistema cambiario transparente la situación sería distinta. “La página que publica la cotización tiene unos fundamentos muy débiles, pero es de acceso inmediato y termina siendo una referencia que muchos pueden aceptar para la fijación de muchos precios. Todo sería distinto con transparencia”.

El economista Asdrúbal Oliveros sostiene que lo más probable es que en los próximos días el gobierno sea más agresivo con la depreciación de la tasa de cambio del Dicom (hasta ayer en 716,52 bolívares por dólar) en vista de que el Dipro (10 bolívares por dólar) parece que no se va a mover. “En Ecoanalítica ajustamos nuestros cálculos; pensábamos que la tasa de cambio complementaria cerraría el año en 1.200 bolívares por dólar, ahora calculamos que cerrará en 1.900. Es la única manera que tienen, en medio de la situación actual, de obtener algo de oxígeno”.

Con información publicada por María Fernanda Sojo del Nacional