Economía China sorprende al Mundo

Nunca en la historia un país había tenido un crecimiento económico tan elevado y sostenido en el tiempo

Un intelectual de tiempos pasados decía, que nunca somos totalmente contemporáneos de nuestro presente, pues siempre seguimos, en alguna medida, presos de imágenes y visiones pretéritas. Algo así pasa con China. Su transformación es tan rápida y profunda, que nos cuesta seguir el ritmo de lo que allí está sucediendo; y seguimos cultivando imágenes que corresponden a lo que se conocía al respecto hace tres o cuatro años atrás, lo cual, en este caso, es demasiado tiempo como para que dichas imágenes no se hayan obsoletado.

En los últimos treinta años, la economía china ha venido creciendo a una tasa promedio interanual de 9,8 %. Incluso creció a un 9,1 % en el año 2009, cuando todas las economías del mundo estaban en crisis o en una situación muy cercana a ello. Nunca en la historia conocida de la humanidad, un país o una región habían experimentado un crecimiento económico tan elevado y tan sostenido en el tiempo. Igualmente inédito, es el proceso de industrialización, urbanización y modernización que, necesariamente, acompaña a dichas tasa de crecimiento del producto. Y todo esto sucede en un país que reúne al 20 % de la población del planeta.

El crecimiento económico de China, parece haberse basado en las últimas décadas, fundamentalmente en dos variables: la inversión y las exportaciones. Estas últimas, sin embargo, amenazan con decaer, no por obra y gracia de la política económica china, sino como consecuencia de los problemas económicos de los países desarrollados. La exportación es una actividad que se parece al tango, en el sentido de que se necesitan dos para poder bailarlo. Si la contraparte cojea, la actividad no puede llevarse a cabo en forma exitosa. Sin embargo, la contracción eventual del comercio exterior puede ser suplida, en el caso chino, por un incremento del consumo interno, lo cual es enteramente posible, dado el nivel de ahorros de que dispone esa economía. Un incremento de sus importaciones puede, incluso, servir para contrarrestar las tendencias depresivas que se presentan en otras regiones del planeta.

Comercio Chinolatinoamericano

En el caso particular de América Latina y el Caribe, las importaciones desde China han crecido en un promedio de 31 % interanual en el transcurso de los años 2005-2010, mientras que las exportaciones hacia China lo han hecho a una tasa interanual de 27,7 % en el mismo período, todo lo cual refleja un incremento vigoroso del comercio reciproco. En el 2010 las exportaciones a China sumaron aproximadamente 72 mil millones de dólares, lo cual representa el 8,3 % de las exportaciones totales de la región. En materia de importaciones, se compraron en China un total de 111 mil millones de dólares, lo cual corresponde a un 13,3 % de las importaciones totales de la región. En ambos casos, sin considerar el comercio con Hong Kong, que estadísticamente se sigue registrando por separado del comercio con el resto de China.

Chile canaliza actualmente hacia China el 24% de sus exportaciones, siendo el país de la región en que ese porcentaje es mayor. Sin embargo, también para Perú y Brasil el porcentaje de sus exportaciones hacia China, es mayor que el promedio de América Latina y el Caribe. China representa para Chile y para Brasil el primer destino de sus exportaciones. Esos tres países parecen ser los que, en mayor medida, han reconocido y sabido aprovechar las ventajas que representa el vínculo comercial con China
Para Perú y para Venezuela, China es el segundo país de destino de sus exportaciones, aun cuando en este último caso las ventas hacia China representan un promedio del total de sus exportaciones, menor que el nivel que ese porcentaje alcanza en el conjunto de la región.

Petróleo

Venezuela exporta a China un total de 114 productos diferentes; pero los cinco más importantes entre ellos, encabezados desde luego por el petróleo, representa el 98,2 % del total de las exportaciones hacia ese país, lo cual muestra una estructura bastante concentrada de las exportaciones en uno o en unos muy pocos productos. En el caso de Brasil esas cifras son de 1.185 productos diferentes exportados a China, con una concentración de 82,2 % en los cinco primeros, encabezados en ese caso por la soya.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: