El desempeño de la economía mexicana desde el lado de los sectores productivos

En un esquema de corte keynesiano, el estímulo a la demanda agregada es esencial para determinar los niveles de ocupación de la planta productiva y del empleo. Luego entonces, suponemos que a medida en que se desarrolla una economía madura productivamente, los sectores económicos van girando hacia los servicios e industria, mientras el sector agropecuario ocupa cada vez una proporción menor.

Para el caso de México, de 1993 a 2013, el sector servicios muestra mayor tendencia al crecimiento, al igual que el industrial, aunque crece en menor medida. Dentro del sector industrial, las manufacturas crecen de manera natural más que el conjunto de la industria, mientras la construcción atraviesa por una grave crisis que ya se alarga por más de 5 años.

En general, caen las tasas de crecimiento de PIB, y las variables en conjunto de la demanda agregada, incluyendo exportaciones manufactureras e inversión. No es extraño que el Sector Servicios aparezca como el sector de arrastre para el conjunto de la economía, pues avanza 4,28 por ciento durante 2010-2013, mientras el industrial crece 2,43 por ciento y el agropecuario lo hace en 1,58 por ciento.

No obstante, es necesario recalcar que la mayor parte de la producción es realizada por el sector servicios. Este avanza del 58 por ciento en 1993-2000, al 60 por ciento en 2001-2013, mientras desciende ligeramente el sector industrial, al pasar de 38,5 a 37 por ciento en el mismo periodo. Marginalmente desciende también el sector agropecuario de 3,64 a 3,31 por ciento, de participación en la producción total.

Esto se explica por la gran diversidad de actividades que existen en el sector servicios, y a que constituye una importante fuente de empleos por la flexibilidad que mantienen muchas actividades provenientes del sector servicios que contratan sin mayor preparación especial (trabajo no calificado), en diversas actividades como el comercio, transporte, restaurantes, hotelería, jardinería, servicios de limpieza, vigilancia, y otros.

Por lo anteriormente expuesto, resulta importante el fortalecimiento del sector industrial por las implicaciones que tiene para la economía, por los empleos de mano de obra calificada que puede generar, el uso y aplicación de avances tecnológicos, y los encadenamientos (hacia adelante y hacia atrás) que genera. Además, los servicios seguirán creciendo pues muchos sectores se encuentran vinculados al mismo y seguirá ocupando la mayor parte del esquema productivo, generando la mayor cantidad de empleo.

(*) Facultad de Ciencias Económicas y Sociales. Universidad Autónoma de Sinaloa. México.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: