En el caso que la Unión Europea, no le permita a Meta realizar la transferencia de datos con EEUU, Facebook e Instagram desaparecerían de Europa

Facebook dispisitivo privacidad

En un documento presentado ante la Securities and Exchange Commission (SEC), de EE. UU., la compañía de Mark Zuckerberg advierte de las implicaciones que puede llegar a tener la decisión Schrems II, una sentencia emitida en 2020 por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que establece que el mecanismo de transferencia de datos personales entre la UE y los EE. UU. no es válido, y advierte: si no se logra un sistema para compartir información podría verse comprometido el futuro de Facebook e Instagram en Europa.

Una cuestión clave para la actividad de Meta (antes Facebook) son las transferencias transatlánticas de datos, reguladas a través de varios acuerdos que sirven para almacenar esa información de los usuarios europeos en servidores estadounidenses. Sin embargo, los acuerdos actuales que permiten estas transferencias están bajo un fuerte escrutinio por parte de la Unión Europea.

En el caso de que no pudieran procesar los datos de las personas europeas en los servidores estadounidenses, Mark Zuckerberg y su equipo se plantean cerrar Facebook e Instagram en Europa.

Meta subraya que compartir datos entre países y regiones es crucial para la prestación de sus servicios y de la publicidad dirigida. Anteriormente, utilizaba como base legal para llevar a cabo estas acciones el marco de transferencia de datos llamado Privacy Shield. No obstante, este tratado fue anulado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en julio de 2020, debido a las violaciones de la protección de datos.

Con todos los antecedentes claros, la compañía de Zuckerberg advierte:

“Si no se adopta un nuevo marco de transferencia transatlántica de datos y no podemos seguir recurriendo a los CCE o a otros medios alternativos de transferencia de datos de Europa a Estados Unidos, es probable que no podamos ofrecer varios de nuestros productos y servicios más importantes, como Facebook e Instagram, en Europa, lo que afectaría de forma negativa a nuestro negocio, situación financiera y resultados de las operaciones”.

Otros acuerdos bajo los cuales trabaja Meta están bajo escrutinio de igual modo en Bruselas y otras partes de la Unión Europea. «La falta de transferencias internacionales de datos seguras y legales perjudicaría a la economía y obstaculizaría el crecimiento de las empresas impulsadas por los datos, justo cuando buscamos la recuperación tras el coronavirus», afirma Nick Clegg, vicepresidente de Asuntos Globales y Comunicaciones de la firma.

Clegg señala que el impacto se sentiría en «empresas grandes y pequeñas» y «en múltiples sectores». «En el peor de los casos, esto podría significar que una pequeña empresa tecnológica de nueva creación en Alemania ya no podría utilizar un proveedor de nube con sede en Estados Unidos. Una empresa española de desarrollo de productos ya no podría realizar una operación a través de múltiples zonas horarias», declara.

Asimismo, apunta que la compañía no tiene «ningún deseo ni planes» de retirarse de Europa. «Pero la simple realidad es que Meta, y muchas otras empresas, organizaciones y servicios, dependen de las transferencias de datos entre la Unión Europea y Estados Unidos para llevar a cabo servicios globales», asegura.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: