En pro del ahorro de energía

Especial, segmentos extraídos de consumer.es. En pro de la búsqueda del ahorro de energía, se están implementando en distintos lugares del planeta un cúmulo de medidas que buscan evitar el mal uso de las fuentes energéticas.

Las lámparas fluorescentes compactas (CFL), también llamadas de bajo consumo, necesitan un 75% menos de energía para producir la misma luz que las incandescentes, lo que significa un considerable ahorro energético y una importante reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

En la Unión Europea (UE), los planes de reducción de emisiones de GEI cuentan entre sus medidas la implantación progresiva de las bombillas de bajo consumo.

Según Greenpeace, la mayoría de las bombillas de los hogares europeos pierden más del 90% de la electricidad en forma de calor. Por ello, añade el colectivo ecologista, si se sustituyeran estas antiguas bombillas, se podrían cerrar 25 centrales de energía de tamaño medio, evitando la emisión de 20 millones de toneladas de CO2.

Según el Instituto norteamericano de Políticas de la Tierra, dedicado a promover el desarrollo sostenible, si todos los países sustituyesen las incandescentes por bombillas de bajo consumo, la caída del uso mundial de electricidad permitiría el cierre de más de 270 centrales eléctricas de carbón de 500 megavatios (MW). Su presidente, Lester Brown, se muestra optimista ante las iniciativas cada vez más comunes en otros lugares del planeta.

Además de las iniciativas institucionales, diversos grupos ecologistas y empresariales se suman a esta campaña para acabar con el uso de las bombillas incandescentes. Hace unos meses, diversas asociaciones ambientalistas y la corporación Philips Lighting, lanzaban una campaña para que las cerca de 4.000 millones de bombillas de todo el país sean antes de 2016 de bajo consumo.

Philips, el mayor fabricante de iluminación del mundo, ha anunciado planes para interrumpir la comercialización de incandescentes en Europa y Estados Unidos antes del 2016. Por su parte Wal-Mart la cadena de supermercados más grande del mundo, se ha propuesto duplicar su venta de lámparas de bajo consumo hasta alcanzar los 100 millones para fines de este año.
En Venezuela, el Gobierno Nacional está tratando de promover estas medidas y, ha logrado considerables resultados con lo que se estaría contribuyendo ya directamente a esta iniciativa mundial.

A %d blogueros les gusta esto: