Estimular la comunicación médico-paciente con respecto a los factores de riesgo es vital para controlar la Hipertensión Arterial

Las medidas farmacológicas necesitan ser complementadas

Lcda. Nathalie Subero – En la hipertensión arterial, como en todas las afecciones de salud, la educación y la relación médico paciente juegan un papel determinante en la evolución y comportamiento de la enfermedad. La comunicación con el médico de cabecera para conocer sobre su enfermedad, permite que el paciente entienda, participe y colabore por recuperar su salud. Hoy en día existen muchos fármacos para el control de la Presión Arterial, pero es importante aprender sobre los cambios en el estilo de vida , esto resulta imprescindible para el exitoso manejo de la enfermedad, así lo expresó el Dr. Celso Amodeo, renombrado especialista en nefrología, Jefe de la Unidad de Hipertensión y Nefrología, del Instituto Dante Pazzanese de Brasil, quien recientemente dictó la Charla a cerca de los Avances en Hipertensión, organizada por el laboratorio AstraZeneca, en donde se concentraron gran cantidad de especialistas venezolanos, y pudieron disertar sobre las últimas tendencias de esta importante enfermedad.

El sedentarismo, la obesidad, el consumo de alimentos con grasas saturadas, y altamente condimentados, sumados al stress, son elementos que desencadenan Enfermedades Cardiovasculares, dentro de las cuales la Enfermedad Coronaria, la Insuficiencia Cardiaca y el Accidente Cerebro Vascular resultan ser muy frecuentes y con una elevada morbimortalidad.

Cuando la presión arterial registra valores entre 120/80–139/89mmHg se considera que el individuo es Pre-hipertenso, condición en donde ya se debe consultar con el médico tratante, para corregir alteraciones dentro de sus factores de riesgo, si las cifras de presión arterial son iguales o superiores a 140/90mmHg se considera que la persona es Hipertensa, y que además de asesorarse con su médico sobre el cambio del estilo de vida, seguramente necesitara terapia farmacológica adecuada a su condición.

La hipertensión entre otros inconvenientes, causa daños a los órganos blanco (corazón, arterias cerebrales y renales); no obstante, hoy en día hay, existen exámenes paraclínicos, que permiten detectar precozmente esta alteración, con el objetivo de corregir a tiempo las consecuencias y evitar complicaciones irreversibles.

En consecuencia, los efectos negativos de la hipertensión arterial pueden disminuirse atendiendo todos y cada uno de los factores involucrados: realice actividad física según su edad y condición clínica pero con regularidad, controle su ingesta y consuma diariamente alimentos balanceados, ricos en vegetales, frutas y bajo contenido de grasas, si recibe alguna terapia farmacológica para el control de su presión arterial, cumpla con esta según la indicación de su médico, y no realice cambios en sus medicamentos sin antes consultar, lleve un registro constante de los valores de presión arterial, y sobre todo, conozca su enfermedad para mantenerla a raya, así concluyó el especialista, Celso Amodeo.

Fuente:

AstraZeneca Venezuela, Dr. Celso Amodeo, Cardiólogo con especialidad en Presión Arterial

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: