FAPUV: Manifiesto al Pueblo de Venezuela

Cartelera de FAPUV: Manifiesto al Pueblo de Venezuela

Defender el patrimonio de los trabajadores de Venezuela de la avaricia del Gobierno y defender los derechos laborales consagrados en la Constitución Nacional, la Ley Orgánica del Trabajo y los convenios colectivos de trabajo, son los objetivos que deben animar la movilización nacional de los universitarios de Venezuela junto con toda la clase trabajadora.

FAPUV, en su condición de único gremio nacional y legítimo de los profesores universitarios de Venezuela, apegada a sus elevados principios y valores, se dirige a sus agremiados y a la comunidad nacional para advertirlos del peligro que se cierne sobre el presente y el futuro de las relaciones laborales del país ante la determinación gubernamental de reformar, no se sabe si total o parcialmente, la Ley Orgánica del Trabajo, a espaldas del país y en particular de sus trabajadores.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela garantiza que los derechos laborales son progresivos, intangibles e irrenunciables, así como el carácter participativo de nuestra democracia y la división de los poderes públicos. En consecuencia, un comité de amigos del Gobierno no puede ser el que legisle y decida sobre una materia fundamental y trascendente para la vida nacional como lo es la Ley Orgánica del Trabajo, la cual debe debatirse amplia, profunda y detenidamente en el seno de la sociedad y de su Asamblea Nacional.

Todo cambio en esa Ley que atente contra los derechos sociales, económicos y/o políticos de la clase trabajadora será nulo; y todo intento de crear una nueva realidad laboral en el país que menoscabe nuestros derechos fundamentales deberá ser rechazado masivamente por todos los medios democráticos previstos en el ordenamiento jurídico venezolano.

Un gravísimo error que el Gobierno nacional está a punto de cometer, y que se ha anunciado como parte de la Reforma inconsulta y unilateral de la Ley Orgánica del Trabajo, es el traslado de las prestaciones sociales de los trabajadores a un Fondo administrado por el Estado, lo que constituiría una confiscación de recursos particulares, que pertenecen a cada trabajador y sobre los cuales NADIE tiene el derecho de disponer.

Conocemos el valor de nuestros derechos. El Gobierno nacional, en lugar de planear la confiscación de dichos recursos, debe cancelar la deuda social por prestaciones y sus intereses que, en el caso de las Universidades, data de 1998. Esa deuda debe pagarse en moneda corriente y no con nueva deuda (bonos) pues la Constitución es clara al respecto.

Es imperativa la discusión inmediata de un ajuste salarial acorde con la pérdida de valor del salario real de los trabajadores venezolanos, lo que no se resuelve con un decreto de aumento por pequeñas cuotas del salario mínimo. En el caso de los docentes universitarios, la depreciación de nuestro salario viene desde el año 2004 y es superior al 150%, por causa de las erradas políticas gubernamentales y el incumplimiento de las Normas de Homologación.

Contra el secuestro de la Ley Orgánica del Trabajo, por el pago inmediato de la deuda por prestaciones sociales y por la recuperación del salario real a través de un incremento de los sueldos y salarios, una medida indispensable es la unidad de la clase trabajadora y su movilización masiva y permanente. En reiteradas oportunidades, FAPUV ha acudido a los organismos oficiales como el MPPES, la Vicepresidencia y la Asamblea Nacional con propuestas para la solución de los bajos salarios, la fuga de talento y la acumulación de deudas laborales:

A %d blogueros les gusta esto: