El plan antibachaqueo anunciado por el presidente Nicolás Maduro tendrá un efecto totalmente nulo, según Datanálisis

Redacción DINERO – La propuesta del presidente Nicolás Maduro de arrasar con los llamados "bachaqueros" no ataca ni corrige el problema económico de fondo del país..

Maduro anunció el fin de semana que irá contra los bachaqueros o revendedores de productos regulados con actividades similares a los Operativos de Liberación del Pueblo (OLP) contra el crimen. Agregó que no diría ni fecha, ni lugar de esas actividades.

"A menos que el plan del presidente sea unificación cambiaria, negociación de precios e incremento del estímulo a la empresa privada. Cualquier otro mecanismo va tener el mismo resultado, que hasta el que tenido hasta ahora, ninguno", agregó el analista.

Los precios controlados desde hace 12 años, tras la implementación del control de cambio, ha colocado el precio de los productos por debajo del costo de producción. "Obviamente híper estimulas el arbitraje", agregó León tras explicar que los precios muy baratos incentivan una especie de mercado negro pero de bienes regulados.

Afirmó que sin ajustes económicos, el gobierno corre el enorme riesgo de perder la "guerra económica" que el mismo inventó.

¿Cuánto gana un bachaquero?

Para, Luis Vicente León, es muy difícil hacer un cálculo de la ganancia que percibe un bachaquero. Sin embargo, dijo que el bachaquero individual paga entre Bs. 400 y Bs. 500 por mercancía que vende alrededor de entre Bs. 4.000 y Bs. 5.000. “El producto se vende entre 5 y 10 veces del valor a lo que lo compra. Su ganancia básica aproximada está entre 500 y 1000 por ciento”, señaló.

Consideró, León, que las colas son producto de mayor escasez en los sectores formales, mientras que conseguir un kilo de azúcar en un establecimiento normal para una ama de casa, para el bachaquero es más atractivo pagar el sobre precio porque hay más disposición. “Mientras haya más escasez, habrá más bachaqueo”.

León expresó que es muy temprano para decir que en Venezuela pueda ocurrir un “estallido social”, similar al “caracazo”. Aunque el problema de la escasez se agudiza, no es una revuelta social que dará la estocada final, sino la ausencia de divisas que el gobierno no entrega al sector productivo. Esto ha hecho que las importaciones públicas como porcentaje de las importaciones totales sean ineficientes al sistema de distribución.

Elecciones parlamentarias

Reiteró León que la escasez genera un impacto negativo en la evaluación que hace la población de la gestión de Gobierno y por mucho que el Estado intente vender la idea de que los problemas de escasez tienen que ver con una “guerra económica” hace que pierdan credibilidad y eso afecta la popularidad de la gestión del presidente Maduro. Esto por supuesto impacta negativamente en la obtención de respaldo popular en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

"Sin ajustes económicos racionales el gobierno corre el enorme riesgo de perder la "guerra económica" que el mismo inventó", escribió más tarde en su cuenta de Twitter.

Consideró que no necesariamente indica que los ciudadanos votarán por la oposición, pero sí podrían abstenerse. Indudablemente que las próximas elecciones son una oportunidad abierta para quienes rechazan las políticas gubernamentales, de poder obtener mayor respaldo popular en medio de un deterioro severo en la popularidad del Gobierno. 

Saqueos

En otro contexto, León, dijo que no necesariamente el tema de la escasez se convertiría en una explosión social.

Trajo a colación los problemas puntuales de los intentos de saqueos a comercios y camiones de distribución de alimentos en distintas localidades del país. A esto consideró que no se puede aún prever ni hablar de ninguna explosión o estallido social porque son eventos muy puntuales que aún no se han masificado.

Por su parte, la presidenta de Consecomercio, Cipriana Ramos, expresó que ha habido hechos de violencia muy específicos.

“La violencia es horrible”, señaló Ramos. Dijo que la desesperación en las colas llega al punto de que un grupo grita “saquear” y el otro no apoya el desorden porque consideran que si se destroza un establecimiento perderán el lugar donde compran alimentos. “Aún en la crisis, mantienen su conciencia social”, dijo.

 – Leer más en: http://www.dinero.com.ve/din/?q=node/7592#sthash.qGsYDO1o.dpuf