Hay condiciones para votar en las parlamentarias? Estimo que no.

El régimen castro chavista madurista viene cercando toda posibilidad de unas elecciones competitivas y transparentes. En primer lugar, se ha violado la constitución que establece que el CNE debe ser designado por la Asamblea Nacional y no por el Tribunal Supremo de Justicia, máxime cuando este poder fue designado en forma exprés por un poder ilegítimo como la Asamblea Nacional Constituyente. En cambio, el poder legítimo al que le compete esta designación es desconocido por el régimen, declarándolo en desacato calificación que solamente es aplicable a personas y no a instituciones. El cuestionado TSJ declaró la omisión legislativa, la cual fue provocada por la estrategia del régimen de sabotear la asistencia para el quórum reglamentario, prohibiendo a sus diputados la asistencia a las sesiones para lograr las 3/4 partes que se requieren constitucionalmente para la designación de la nueva junta directiva del CNE. Los nuevos integrantes designados fueron propuestos por el propio gobierno y la anuencia de la llamada mesita de diálogo que no representa a la oposición sino a supuestos opositores vinculados con el régimen.

     Algunos analistas, incluyendo al nuevo vice rector Rafael Simón Jiménez (este renunció sin una explicación convincente, dejando dudas) de que en las parlamentarias del año 2015 las condiciones eran peores que las que se ofrecen hoy, lo cual no es cierto en tanto hoy fueron arbitrariamente expropiadas las directivas de tres importantes partidos de oposición como Primero Justicia, Acción Democrática y Voluntad Popular, además de estar también arbitrariamente inhabilitados más de 10 diputados de oposición, incluyendo los dos indígenas, de paso están exiliados varios de ellos. Las condiciones políticas hoy son peores que las existentes en las parlamentarias del año 2015. Asimismo, no existen condiciones técnicas y operativas para realizar unos comicios competitivos y transparentes. No hay transporte para que la gente se traslade a los centros de votación, empezando que no hay gasolina para las insuficientes unidades automotoras, por supuesto que el régimen tiene reservada gasolina para transportar a sus seguidores, siendo un ventajismo nunca antes existente en Venezuela en proceso electoral alguno.

     Por otra parte, es de apuntar que el régimen viene utilizando la pandemia, abusando diariamente con varias y largas cadenas radioeléctricas distrayendo a la población con informaciones manipuladas, dando cifras de contagios y muertes por debajo de la realidad. Se abusa también con eso de discriminar entre contagios importados y comunitarios, sabemos que, en última instancia, todos han sido primeramente importados desde China donde se originó la pandemia. El régimen se empeña en culpar a Colombia y Brasil como los transmisores de la pandemia a Venezuela, diciendo la mentira de que esos países le dedican pocos esfuerzos en sus sistemas de salud al combate del virus. La realidad es que Venezuela es el peor país con un precario sistema de salud en disposición de insumos como camas, medicamentos, aparatos médico quirúrgicos y alimentación de los enfermos. El gobierno utilizaría la pandemia con sus frecuentes cadenas para promocionar a sus candidatos, sería otro ventajismo nunca antes visto en Venezuela. Otros analistas  vienen afirmando que dictaduras si salen con votos, citando entre otros como ejemplos a la Polonia comunista, al régimen del Apartheid en Sur Africa y el de Pinochet en Chile- No advierten estos señores que en los ejemplos citados no existieron vinculaciones con grupos criminales que si existen en Venezuela, como la FARC, ELN, Hezbollah, Estado Islámico que actúan en nuestro territorio con la anuencia del gobierno de Maduro, no tenemos una dictadura convencional de cualquier extremo, de derecha o izquierda, es atípica para afirmar que las dictaduras si salen por votos, el voto en estos momentos está secuestrado.        

     En conclusión: Con tres grandes partidos cuyas direcciones fueron impuestas por el régimen (Primero Justicia, Acción Democrática y Voluntad Popular),  un CNE también impuesto por el régimen, El uso de la pandemia para sus cadenas propagandísticas y utilizar la gasolina como herramienta política,  trasladando a sus simpatizantes a votar, además de intimidar a los empleados públicos, amenazándolos con despidos si no van a votar por sus candidatos, no hay condiciones para votar en ese sainete del régimen. Es mas, los venezolanos en el exterior, tendrían un proceso mas controlado por el régimen, estamos hablando de cerca de cuatro millones en el extranjero con derecho a voto- de paso, no habrá observación internacional, ni de la Unión Europea, ni del grupo de Lima. Es todo un fraude predeterminado, ya están diciendo que 20 millones de venezolanos irán a votar.

Rafael Piña Pérez. Economista, profesor titular universitario.     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: