La creciente liquidez monetaria en el primer trimestre de 2021

El primero de enero 2021 la liquidez monetaria en manos del público, según el BCV, era de 584 billones de Bs., mientras que para el 9 de abril 2021 esa liquidez llegó a la cantidad de 1.079 billones de Bs. Es decir, un aumento de 84, 7 % en poco más de tres meses. 

El origen del aumento de la liquidez monetaria es la emisión de dinero sin respaldo por parte del BCV (dinero inorgánico). Este descomunal aumento  hace absolutamente necesaria una nueva reconversión monetaria, ya que las cifras en bolívares (la mayoría pasa de 10 dígitos) son muy difíciles de procesar en los equipos de facturación y contabilidad.

Ante la alta probabilidad de una reconversión monetaria en los próximos días,  se hace necesario mantener la menor cantidad posible de dinero (en bolívares) en las cuentas personales o de la empresa, pues este dinero será diluido como el hielo cuando se expone al calor. Por esa misma razón es conveniente mantener (hasta que se pueda) las deudas en bolívares, ya que también serán diluidas por el proceso de  reconversión. 

El aumento de la liquidez monetaria en lo que va de año (84,7 %) ha tenido una influencia determinante en el aumento del dólar paralelo: la cotización para el 1/1/2021 era de 1.149.425, 85 Bs./$ mientras que para el 9/4/2021 fue de 2.304.641, 42  Bs./$. La variación experimentada por el dólar paralelo en ese periodo (100 %), demuestra, una vez más,  que existe una correlación  de causa/efecto casi perfecta entre  la variación de la liquidez monetaria y la variación del dólar paralelo (cuando aumenta la liquidez monetaria, también lo hará el dólar paralelo casi en la misma proporción).

Lo anteriormente dicho, respecto al aumento del dólar paralelo, conduce a pensar que este aumento no cesará mientras se continúe con la política de monetizar los déficit fiscales del gobierno. Es decir,  mientras se siga emitiendo irresponsablemente dinero inorgánico. Lamentablemente esta política parece que seguirá así,  dado que el régimen no tiene otras fuentes para financiar el déficit fiscal, ni una política para ordenar los asuntos fiscales y monetarios. En fin, por ahora hay que mantener la posición  en activos denominados en dólares, mientras que la posición en pasivos, si es posible, mantenerla en bolívares por el mayor tiempo posible. 

COCR.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Deja un comentario