La economía sumergida en España

La economía sumergida, o el mercado negro, consiste en aquellas actividades económicas que total o parcialmente esquivan la regulación fiscal y social del Estado. De hecho, es un tipo de fraude absolutamente transversal: lo practican desde los millonarios que desvían su dinero a paraísos fiscales hasta los que trabajan en negro o que manipulan facturas para no declarar todo lo que ingresan.

Según un informe elaborado por el Instituto Tax Research ,(que intenta cuantificar la economía sumergida y los ingresos que pierden los Estados por culpa del fraude fiscal), la economía sumergida en España representa el 22,5% del PIB nacional.

Si este montante de dinero tributara, el Estado podría recaudar 72.709 millones de euros anuales, con lo que España sería capaz de absorber su deuda pública en 8 años, según los autores del informe “Closing The European Tax Gap” encargado por el Grupo de los Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europe para analizar la economía sumergida en cada uno de los países de la Unión Europea.

Según FUNCAS, las arcas del Estado dejaron de ingresar por este motivo en la pasada década hasta 32.000 millones de euros, (el 5,6% del PIB oficial) y hasta 1984 trabajaron en la economía sumergida 1,4 millones de personas; pero entre 2006 y 2008, la cifra se disparó a 4 millones de personas.

Fraude fiscal: Según el Banco de España, un 10% de familias acaudaladas concentraban el 70% de la riqueza financiera en el 2010 y el 72% del fraude fiscal habría sido cometido por dichas empresas y grandes fortunas. Así, el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) publicó un informe en el que decía que “sólo el 18% de los patrimonios de más de 10 millones de euros lo declaraba y el 82% restante no lo hacía”.

Por otra parte, el contrabando de tabaco se ha triplicado desde 2010 y representa más del 15% del mercado, según un estudio de la tabacalera Japan Tobacco Interantional que publica ‘eleconomista.es’ y según Aduanas y del Comisionado del Mercado de Tabacos, dicho contrabando equivale a un fraude fiscal de entre 500 y 600 millones de euros al año, en un sector que mueve anualmente unos 12.000 millones.

Además, según indicaron a Europa Press en fuentes del sector, los cigarrillos podrían subir de precio entre 30 y 45 céntimos por cajetilla, debido al incremento del tipo general del IVA del 18% al 21%, de lo que se infiere que dicha subida coadyuvará al incremento del contrabando. Así, según denunció el pasado mes de octubre Mario Espejo, presidente de la Unión de Estanqueros de España, «la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), ha detectado ya la existencia de fábricas ilegales que están falsificando marcas como Marlboro, Chesterfield o Ducados Rubio».

Internet, ¿espacio sin ley?: Durante el tercer trimestre del pasado año, las ventas por Internet en España alcanzaron un nuevo récord, al facturar 2.421 millones de euros, lo que supone un aumento del 27,4% respecto al mismo periodo del año anterior y el décimo trimestre consecutivo de crecimiento, según revela el último informe de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT).

Según ‘Estrelladigital.es’, en Internet asistimos a la aparición de negocios alegales, trabajadores que no se dan de alta como autónomos, porque no es un servicio que hagan todos los días aunque les aporta un ingreso extra para acabar el mes y el mismo Ministerio de Trabajo reconoce que ”cuando se trata de ventas por Internet y a contra-reembolso, resulta complicado de controlar, pues ese dinero no queda registrado».

A ello habría que añadir el negocio de las apuestas online, que generará este año unos ingresos de alrededor de 800 millones de euros, (según algunos de los datos incluidos en el libro ‘El Juego online’ presentado en Madrid por la Fundación CODERE) y cuyo vacío legal haría perder al Estado español alrededor de 30 millones anuales en materia impositiva según la Asociación Española de Apostadores por Internet (AEDAPI).

La web oscura: Según ‘rpp.com.pe’, hay un mundo desconocido para la gran mayoría de usuarios de Internet que recibe la denominación de “web oscura” por su clandestinidad, que escapa a los filtros de las autoridades. Este espacio digital es usado básicamente para actividades delictivas como el tráfico de drogas, falsificación de documentos, venta de armas de fuego e intercambio de pornografía infantil entre pedófilos.

El acceso a este espacio no es posible con los buscadores tradicionales, pues los usuarios descargan un software libre, que se basa en el sistema de intercambio de archivos P2P y el pago de las transacciones se hace mediante “bitcoins”, el cual se intercambia por dinero real a través de un tercer sistema llamado Gox Bitcoin Exchange (un Bitcoin equivale entre 7 y 8 dólares, aunque el valor fluctúa a diario, como cualquier otro sistema monetario).

El mercado negro en Internet, compras de datos de tarjetas de crédito o envíos de ‘spam’, mueve alrededor de 70.000 millones de euros cada año en todo el mundo, unos 500 millones en España, según un estudio elaborado por la empresa de seguridad informática Gdata.

¿Poniendo puertas al campo?: El Gobierno aprobará el proyecto de ley de lucha contra el fraude fiscal en las próximas semanas, según ha anunciado el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristobal Montoro, quien ha subrayado que dicha norma facilitará a la Agencia Tributaria los medios y los procedimientos jurídicos para erradicar la economía sumergida.

Sin embargo, tratar de regularizar la economía sumergida conllevará una drástica reducción en los intercambios generadores de valor que existen actualmente en la economía, con la consiguiente constricción de las actividades económicas marginales y riesgo de solvencia del mismo Estado, de lo que sería paradigma las cerca de 40.000 empleadas de hogar que trabajaban por horas y que hasta ahora, pagaban sus propias cuotas a la Seguridad Social y que pasarán a formar parte de la economía sumergida, al no haberse regularizado su situación por parte de sus empleadores.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: