La Ética dentro del Sistema Económico Capitalista

Gustavo Ríos Olmos – Para hablar acerca de la relación existente entre la ética y la economía, primero que todo hay que saber el significado de los dos términos; la primera relaciona al ser humano en su actuar, más específicamente en lo que debe hacer y lo que no debe, todo esto mirado desde un punto de vista objetivo. La segunda se define como el estudio, de cómo hace el hombre para satisfacer una serie de necesidades materiales a través de los recursos que le brinda el medio. Por consiguiente, la parte ética de este asunto que se revisa, es en el actuar del hombre para tratar de satisfacer sus necesidades. Es por esto, que se analizará la actuación del mismo en los dos contrastes que nos brinda la economía, como son el productor (empresario y trabajador) y el consumidor, enmarcados en el sistema económico imperante actualmente en el mundo como lo es el capitalista o de libre mercado.

Desde el punto de vista del productor (empresario) y partiendo de que el objetivo principal del mismo en dicho sistema, es la maximización de beneficios y la minimización de costos, para obtener la mayor ganancia posible, se tiene que en su actuar por conseguir ese objetivo puede cometer conductas antiéticas como pagar un salario injusto a los trabajadores, competencia desleal, el incumplimiento de los compromisos, deterioro del medio ambiente, entre otros. Quizás algunos de estos comportamientos se han originado por culpa de los mismos pensadores de la economía como es el caso de máximo representante de la Escuela de Chicago, el economista Milton Friedman, el cual plantea: 1“Las empresas no se tienen que torturar con el tema de la ética, su principio moral básico es que ganen dinero y que no se preocupen de lo demás, porque en la medida en que ganen dinero y apoyándose en la mano invisible, ya serán capaces de crear riqueza, la cual se irá distribuyendo por toda la sociedad”.

Esta frase es muy parecida a la que planteó Pirry en su programa de los domingos por la noche, emitido por el canal RCN, a cerca de la adjudicación por parte del gobierno colombiano a transnacionales, de áreas protegidas o que son muy importantes para el país por su riqueza de fauna y flora y de recursos hídricos, para la explotación de minerales como el oro, la cual reza así: “las corporaciones no tienen ética, sólo les interesa es la utilidad”, claro a estas no les importa, el daño ecológico que puedan causar en la explotación de dichos recursos minerales, solo el bendito dinero, cuando se les caiga el planeta encima no se sabe que irán hacer con su sucio dinero.

2Lo anterior se refuerza con lo planteado por muchos individuos en la siguiente frase: “el negocio es negocio y aquí lo que hay que hacer es subsistir”, con lo cual esto se utiliza para poder justificar todo tipo de actuaciones, incluso las que son ilegales. Continuando, el análisis ético a las actuaciones del productor, se revisaran las del trabajador, muchas veces estos cometen conductas antiéticas cuando no cumplen con sus tareas cabalmente, cuando dicen mentiras, como que están enfermos para no ir a trabajar, cuando roban a su propia empresa, cuando por envidian difaman a sus compañeros de trabajo, entre otras.

Por otro lado, se tiene al consumidor que, en este caso, es todo el mundo; se revisan sus actuaciones consumistas, o de consumir por consumir o por vanidad, tal como sucede en los países ricos, en los cuales sus pobladores en su mayoría son unos compradores compulsivos, que consumen bienes y servicios de una manera tal, que desde un punto de vista ecológico, sería insostenible para el mundo en un futuro muy inmediato, tal como lo plantea Emilio Rodríguez Navarro en su libro 3“Por una ética del consumo responsable”, según él: “si el mundo en su conjunto consumiera como lo hace el 20% de la población más favorecida necesitaríamos tres planetas para aportar los recursos naturales y eliminar los desechos. Por lo anterior el mismo autor plantea para controlar este problema, basado en el filosofía kantiana lo siguiente: 1) Consume de tal modo que tu norma o patrón de consumo sea universalizable sin poner en peligro el mantenimiento de la naturaleza. 2) Consume de tal modo que respetes y promuevas la libertad de todo ser humano, tanto en tu persona como en la de cualquier otro, siempre al mismo tiempo. Y 3) Asume, junto con otros, las normas de un estilo de vida de consumo que promuevan la libertad en tu persona y en la de cualquier otra haciendo posible un universal Reino de los Fines”. Es decir, lo que propone este autor, es que hay que consumir de tal manera, que no se ponga en peligro la sostenibilidad del planeta y, por lo tanto, a la generaciones futuras, y también propone la autonomía del consumo, en cuanto a no dejarse influir demasiado por los medios de comunicación, en cuanto a patrones del mismo, es decir una mayor libertad de elección.

En conclusión: Las frases de Friedman y de que negocio es negocio, que se pueden sintetizar en la del “todo vale para conseguir la ganancia”, (dinero), están fuera de tono, que hay que revisarlas y analizarlas, que no debieran de existir por que se cometen muchas conductas antiéticas a causa de estas mismas, tal como se mencionaron en el segundo párrafo. En cuanto, al trabajador, este tiene que entender que con sus actuaciones está perjudicando a la empresa y, por lo tanto, se está perjudicando él mismo, ya que pone en peligro su estabilidad laboral y económica y la de los demás, porque puede quebrar la empresa y perder su trabajo. Por último, en cuanto al consumidor que no debe consumir compulsivamente, para no poner en peligro la sostenibilidad ambiental del planeta, ya que se utilizan de manera desmedida los recursos que nos brinda este, poniendo en jaque el desarrollo de las generaciones futuras. Es por esto, que para controlar las actuaciones anteriormente mencionadas por parte de estos actores económicos, la ética debe tomar parte activa en la economía para crear una serie de limitantes que le den valor a esta última.

Bibliografía

1 y 2. Tomado del artículo “Relaciones entre la economía y la ética”, de Gabriel Castelló Taliani. Economista y Licenciado en Filosofía y Letras. Director General de Caixabank.

3. Tomado del libro “Por una ética de consumo responsable” de Emilio Martínez Navarro. Universidad de Murcia. España.

4. Ensayo hecho por el cuasi-economista, Gustavo Ríos Olmos.

Fuente: http://economiagrolmos.blogspot.com/2011/08/la-etica-dentro-del-sistema-economico.html

A %d blogueros les gusta esto: