La importancia de aprender todos los días

No siempre podemos hacer grandes cosas, pero sí podemos hacer cosas pequeñas con gran amor.

Maria Teresa de Calcuta

Siempre tengo presente a mi abuelo y tío abuelo, que desde joven me insistían en la importancia de saber aprovechar cada día en pro de incrementar nuestro conocimiento y poder comprender a la naturaleza, todo aquello que este maravilloso planeta tierra nos proporciona, no desperdiciar el tiempo y estar atento a cada signo y señal que se nos presenta.

Antes de alzar mis alas y dejar mi hogar para ir a formarme en  otro país  muy lejano de donde nací, específicamente Méjico, Monterrey, N.L., al Tecnológico de Monterrey ,  mi abuelo me recalcaba la importancia de saber aprovechar las oportunidades que la vida   proporciona, más cuando    se me dio  de iniciar mis estudios universitarios en otro escenario muy distinto al que estaba acostumbrado, escenario  que debía saberlo interpretar, compartir mi  juventud, asimilando,  adquiriendo esos conocimientos voluntarios que había escogido para formarme, graduarme, obtener un título profesional que fuera mi aval en mi vida adulta, que me permitiese con el ejercicio de  la profesión  formar mi patrimonio económico que  asegurara mi supervivencia y  no depender de quienes me ayudaron  lograrlo.

Siempre insistía mi abuelo, de que debía de saber  aprovechar cada día de mi vida  e incrementar mis conocimientos, aprendiendo  lo que cada  día se me presentaba en el diario vivir,  me  insistía en decirme, la Vida en acción es tu mejor universidad y  si realmente estas despierto, aprenderás muchas cosas que te ayudaran a valorizar lo importante de nunca dejarnos atrapar por la ignorancia.

 Muy cierto lo que comenta al respecto,  Alberto Conti, cuando escribió , todos los seres humanos tenemos muchísimo que aprender  cada día, tenemos tanto, tanto  que aprender, y esta realidad es algo que en lo personal no me causa ninguna molestia ni me asusta, al contrario,  es algo que despierta en mi un entusiasmo increíble por la vida, el descubrir nuevas cosas, desarrollar una nueva habilidad,  nuevos hábitos,   aprender una palabra nueva, un nuevo idioma, escuchar a alguien sabio que tiene algo bueno para enseñarme, conocer nuevos amigos que aportan valor a tu vida es algo que me inspira, me energiza y me impulsa a ser una mejor persona a cada día

No hay que olvidar lo que se comenta desde la fuente citada, que debemos continuamente alimentar nuestra mente para desarrollar todo nuestro potencial. Recuerda, que eres tú recurso más precioso. Cuanto más inviertas en tu aprendizaje, mayor será tu satisfacción por los excelentes resultados que obtendrás en las áreas más importantes de tu vida. Desarróllate en todo momento, nunca desperdicies tu tiempo.

Todos los seres humanos nacimos equipados de una gran cantidad de dones y talentos que nos habilitan a actuar de una manera exitosa en todo lo que nos propongamos. Estas son las grandes maravillas y tesoros de la vida: el haber sido bendecidos con el don de poder oír, ver, amar, pensar, determinar, reír, imaginar, movernos, crear, planear y sobre todo, el tener acceso al don supremo de la vida: que es el don de poder decidir con sabiduría. Este último don en particular es el que me gusta llamarlo como el mayor milagro del Creador. La facultad poderosa de elegir y ser responsable por nuestras decisiones.

Definitivamente, debemos saber aprovechar nuestra vida y asimilar todos esos conocimientos que el diario vivir regala, y así siempre estará encendida tu luz de conocimientos, no permitiendo jamás, que la sombra de la ignorancia se manifieste. No lo descuides.

Docente.  coaching, consultor  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: