La Política es así: “El día después”

“El día antes”, con este encabezado escribió Luís Ugalde, rector de la UCAB, un significativo texto en el diario “El Nacional” que le mereció el premio Fundación Henrique Otero Vizcarrondo como el mejor artículo de opinión. Advertía sobre los peligros que acechan el futuro de la democracia, si las venideras elecciones se transformaban en “peleas de gatos encerrados en sacos de ambiciones sin visión política” y, en consecuencia, solicitaba que prevaleciera “el mejor candidato para la mejor gestión y no el sectarismo partidista, ni el dedo del caudillo omnipotente, ni las ambiciones personales y familiares de tal o cual candidato”.

No pudo ser más profético. A tres meses de las futuras elecciones, los grandes temas relacionados con la democracia, la vida social, política y económica del país no ocupan lugar prioritario en la agenda de los candidatos. El debate electoral gira exclusivamente en torno a los resultados de las encuestas y se asemeja a “peleas de gatos, sin visión política”; propuestas y proyectos han sido relegados para “el día después” de las votaciones

Me parece irresponsable no aprovechar esta coyuntura electoral para comunicar nuevas ideas sobre los grandes temas que afectan al país. Máxime cuando en los comicios de noviembre se encuentra en juego el futuro de nuestra democracia. Posponer este debate, para “el día después,” presupone la existencia de fuertes ataduras con ese pasado que se pretende abandonar.

Es cierto, son estadales y municipales las votaciones en ciernes. Sin embargo, ello no implica que estos temas no puedan ser abordados desde la perspectiva de una nueva visión de futuro del país. Los graves problemas que aquejan a nuestras ciudades no son productos exclusivos de gestiones inapropiadas. Estas dificultades forman parte de un aprieto mayor: el modelo rentista, populista y centralista que ha aprisionado el desarrollo de la nación y que ha sido exacerbado a lo largo de esta década bolivariana.

El ámbito local, a mi juicio, constituye un excelente escenario para debatir y, posteriormente, ensayar propuestas que sustituyan este esquema ya agotado. En caso contrario, estas dificultades presentes “el día antes” tenderán a prolongarse el “día después” de las elecciones En otras palabras, los resultados de los próximos comicios podrán suplantar las personas, más no el núcleo de ideas que ha nutrido a la vieja política que se pretende sustituir.

Para finalizar me permito llamar la atención sobre esta sentencia. La autoría pertenece a Juan de Mairena, apócrifo de Antonio Machado, y reza así: la mascara, en política no debe ser muy “imporosa e impermeable que os sofoque el rostro, porque, más tarde o más temprano, hay que dar la cara”.

Sin lugar a dudas, la política es así.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: