La Presión Deportiva

Desde tiempos remotos cuando las actividades físicas, tenían connotaciones religiosas, de cacería o de supervivencia, entraba en escena, claro sin ninguna definición el termino “presión”; pues quien no manifestaría nervios sabiendo que, al no lograr la victoria, la tribu no conseguiría alimentos o, en el peor de los casos, moriría como ofrenda a los dioses; ejemplo de ello, las diferentes prácticas deportivas realizadas por los Mayas, los Aztecas, los Incas y otras civilizaciones.

En el deporte contemporáneo, la “presión deportiva” se ha hecho presente en gran cantidad de atletas, ayudando esto a crear situaciones que, de una u otra forma, han cambiado el rumbo de la historia. Aunque este no es un término exclusivo del deporte es, en esta actividad, donde a menudo factores como: la opinión pública, los medios de comunicación, el dinero, entre otros, entran en juego haciendo estragos cual huracán destructivo, que arrasa todo a su paso, afectando considerablemente en varias oportunidades la carrera de un jugador.

En la actualidad además de la fama y el reconocimiento, el deporte puede ser tan cruel como hace varios siglos, por supuesto no tan violento, pero si más dramático. Es cierto que existen numeras causas que pueden generar “presión deportiva», pero una de las más resaltante es, romper un récord o una marca. Sin importar la especialidad, la mayor gloria para un atleta es, poder lograr el mejor salto, obtener el mejor tiempo, ganar la copa más importante, coronarse campeón de liga; en fin, cualquier hecho que permita ser parte de la historia.

Esta “presión deportiva” ha sido protagonista, en muchos momentos históricos del deporte. Ejemplo de ello, la famosa lucha de Roger Maris y Mickey Mantle en el año 1961, por lograr batir el récord de 60 cuadrangulares, obtenido por Babe Ruth en una temporada. Cuenta la historia, que de estos dos peloteros, el favorito para los fanáticos de los yanquis era Mantle. Sin embargo, Maris que era odiado por todo el público, al punto de recibir amenazas de muerte y sufrir un grave estrés que le causó la caída parcial del cabello, pudo conseguir esta hazaña bateando 61 vuelas cercas, “que más presión que esa”

No sólo el aspecto deportivo es factor de presión en determinado momento, el dinero también tiene su cuota de culpabilidad, pues un jugador que no esté preparado psicológicamente para recibir grandes cantidades de dólares, puede sucumbir a los encantos pervertidos que da, saberse millonario y tenerlo todo, más si el atleta viene de clase humilde. Tal es el caso de los futbolistas brasileños y argentinos, los jugadores de baloncesto estadounidenses, los peloteros dominicanos y de nuestro país, etc.

En Venezuela, hemos tenido grandes atletas en diversas especialidades, pero ninguno ha conseguido ganar tanto dinero, bueno hasta ahora, ya que la reciente contratación del tovareño Johan Santana por los Mets de New York, lo hace pasar a la historia. Además de sus dos premios Cy Joung, como el pelotero y pitcher venezolano mejor pagado en el béisbol de Grandes Ligas, cubriendo con un manto de expectativas al merideño, quien llega al equipo de los Metropolitanos como una famosa estrella de rock. Claro, ¿quién puede decir que no se los merece? Es el deseo de todos, que este cambio a la Liga Nacional le favorezca, y que consiga los éxitos esperados por los fanáticos, por el equipo y por el propio Johan; porque si no, se oirá a más de uno comentar… “Le pegó la presión.”

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: